Desheredados por maltrato psicológico

Hace ya algún tiempo que nos referimos al maltrato psicológico como causa justa para desheredar. La causa para hablar de ello fue una sentencia del Tribunal Supremo. Unos hijos desheredados por maltrato psicológico por parte del padre recurrieron el testamento. En aquella ocasión los dos hermanos de Málaga pedían la nulidad de la cláusula del testamento que los desheredaba. El pasado mes de mayo una nueva sentencia del Tribunal Supremo ahonda más en el maltrato psicológico como causa para desheredar a los hijos. La semana pasada tratamos sobre herederos legítimos y herederos forzosos, y ya hablamos de las causas para desheredar a los descendientes.

Leer más

Herederos forzosos y herederos legítimos

En el Blog hablamos largo y tendido sobre herederos, herencias y testamentos. Algunas veces lo hemos hecho sobre la porción de herencia que se denomina la legítima. También de cuando un heredero forzoso no es citado en el testamento lo que llamamos preterición de heredero. Y no hace mucho hablamos sobre cuando una herencia nos deja un piso. Son diferentes circunstancias que en Derecho Sucesorio se pueden dar. Hoy hablamos de herederos forzosos y herederos legítimos.

Leer más

Testamento nulo

En algunos casos un testamento puede declararse nulo. Un testamento nulo lo puede ser por varias causas que vamos a ver hoy. Una de ellas es por la preterición intencional o no de alguno o de todos los descendientes. En alguna ocasión hemos hablado aquí de la impugnación de un testamento. Ya sabemos que el testamento es el documento que nos asegura el reparto de la herencia acorde a los deseos del causante. Al tiempo es una medida que tiende en parte a evitar peleas entre herederos. Pero en cualquier caso no nos asegura que puedan aparecer problemas o disputas.

Leer más

Sucesión de empresa familiar

Seguramente habréis oído en muchas ocasiones aquello de que la tercera generación es la que cierra las empresas familiares. En cierto modo es una afirmación que se acerca bastante a la realidad. Es algo común entre las empresas familiares pero es algo que pueden vivir incluso las grandes empresas. No en vano llegar a una tercera generación significan unos sesenta o setenta años de vida empresarial. La semana pasada hablamos de la elaboración de un plan de contingencia en la empresa familiar. Sin duda una de esas contingencias posibles es la sucesión de empresa familiar.

Leer más

Otorgar testamento

Alrededor de la cuestión de otorgar testamento aún existe una especie de tabú. Una falsa creencia que dice que otorgar testamento es poco más que pensar en nuestra pronta muerte. Nada más lejos de la realidad. La acción de otorgar testamento es resultado de tener una visión de conjunto con las vistas puestas en el futuro. Los problemas inherentes a un fallecimiento sin testamento pueden llegar a ser un auténtico calvario para los herederos. Nuestro Despacho con auténticos expertos en Derecho Sucesorio te asesorará en todo lo concerniente a herencias y testamentos. Ponte en contacto con nosotros en el teléfono: 91 575 90 82

Leer más

Aceptar una herencia, algunas cuestiones

En Derecho Sucesorio la aceptación de una herencia no es una cuestión baladí. Hay formas diferentes de aceptar una herencia, una de ellas es la de optar por aceptarla a beneficio de inventario. Sin duda la opción más recomendable cuando no tenemos muy claro si la herencia trae desagradables sorpresas. Esas desagradables sorpresas lo pueden ser en forma de deudas por ejemplo. Hoy vamos a ver algunas de las cuestiones que existen alrededor de aceptar una herencia.

Leer más

SE PUEDE DESHEREDAR O NO

En ocasiones cuando se decide redactar testamento no se tienen claros algunos puntos. Uno de ellos es si existe o no la posibilidad de desheredar a alguna persona. Lo cierto es que sí existen posibilidades de desheredar a algún heredero legal. El conocimiento de todos los trámites relativos a la herencia y a los herederos no es algo muy común. Es por ello que el concurso de un abogado experto en Herencias es algo fundamental. Hace ya algún tiempo os contamos una sentencia en la que se decía que el maltrato psicológico era causa justa para desheredar. Lo cierto es que hay más posibilidades para desheredar, o pocas según se vea el vaso medio lleno o medio vacío.

Testando libremente o no tanto

Podríamos decir que en general en España se pueden otorgar las últimas voluntades con “cierta libertad”. Es cierto que en esto también influye, para bien y para mal, el ser de una u otra región española. En algunos lugares es el Código Civil el que manda, y en otros los diferentes fueros. En síntesis sí que se pueden elegir los herederos. Con la salvedad de aquellos que conocemos como herederos forzosos o legitimarios. Aquellos han de recibir una parte del total del caudal hereditario por imperativo legal. Obviamente es de lógica pensar que a tus propios hijos o familia es a quién más deseas legar llegado el momento. Pero no es menos cierto que las relaciones familiares son un mundo y que cada caso es muy diferente.

Esa parte del caudal hereditario que legalmente corresponde a los legitimarios se llama “legítima”. Nuestro Código Civil indica que un tercio de ese caudal hereditario es la legítima. Por ejemplo en Cataluña ese monto sería el cuarto del total del caudal hereditario. En cualquier caso esa legítima se debe repartir a partes iguales entre todos los herederos legales.

Desheredar en España

Lo cierto es que hasta en las buenas familias hay historias para no dormir. Muchas de esas historias no transcienden o lo hacen a la hora de heredar. Disputas familiares, hijos y padres que no han mantenido ningún tipo de relación. Cuestiones que pueden haber llevado al testador a plantearse desheredar a alguno de los herederos legales. Nuestro Código Civil recoge las causas por las que se puede desheredar en España. Es cierto que como en todo el legislador sigue yendo por detrás. Así las cosas está el Tribunal Supremo para ir rellenando esos vacíos que la Ley va dejando.

Por lo tanto hay unas causas muy precisas recogidas en el Código Civil para desheredar. Es posible que incluso con malas o nulas relaciones padre-hijo no se cumplan esas causas. Así las cosas no se podrá desheredar técnicamente. Pero sí que con la Ley en la mano se podrá “castigar” esa mala relación. Por ejemplo dejando al interfecto única y exclusivamente la parte que legalmente le corresponde. Premiando al resto de herederos legales con el tercio de mejora y el de libre disposición. Lo que le dejará en una situación de agravio comparativo, pero en ningún caso sería una ilegalidad.

Motivos para desheredar

Los Artículos del Código Civil en los que encontramos las causas justas para desheredar son del 853 al 855. Así las cosas el Artículo 853, dice que es causa justa para desheredar haber negado los alimentos al padre o ascendiente, sin motivo legítimo que causase esa negación de alimentos. Del mismo modo es causa justa para desheredar el maltrato de obra, así como el de injuria al padre o ascendiente. Como vemos el Artículo 853 indica las causas justas para desheredar a hijos y descendientes.

También se recogen las causas justas para desheredar a padres y ascendientes. Esto se recoge en el Artículo 854, que dice que es causa justa haber perdido la patria potestad. En este caso nos indica que por las causas expresadas en el Artículo 170 del mismo Código Civil. La negación de alimentos a hijos o descendientes sin motivo legítimo es también causa justa para desheredar. Y por último se estima como causa justa que uno de los padres hubiese atentado contra la vida del otro. Si no media entre ambos reconciliación…

Finalmente se apuntan las causas justas para desheredar a un cónyuge. En el Artículo 855, se indica el incumplimiento grave y/o reiterado de los deberes conyugales. Aquellas causas que hacen que se pierda la patria potestad, recogidas en el Artículo 170. La negación de alimentos a hijos o al otro cónyuge. Y haber atentado contra la vida del testador, si no media reconciliación entre ambos.

Seguramente habrá chocado algo que se repite, “si no media reconciliación”. Pues bien en el Artículo 856 se indica que “la reconciliación posterior del ofensor y del ofendido priva a éste del derecho de desheredar”. Así las cosas puede ocurrir que a la hora de hacer testamento existiese alguna de estas causas. Que al momento de heredar la reconciliación de las partes hubiese sido un hecho contrastado. Por lo que se podrá recurrir el testamento, ya sea por el desheredado o por los hijos o descendientes del mismo. Estos ocuparán el lugar del desheredado y deben conservar sus derechos respecto a la legítima. Tal y como se indica en el Artículo 857 del Código Civil.

Vivienda ocupada por heredero

Los casos en los que existe una vivienda ocupada por heredero están creciendo en los últimos tiempos, lo tratamos en el despacho como abogados de herencias. Quizás la resaca de la crisis económica ha dejado un panorama con muchos hijos mayores de edad que han tenido que volver a la residencia familiar. Esta nueva realidad ha supuesto un nuevo escenario en el que el problema de la ocupación de viviendas por un heredero ha crecido. No obstante esta situación no es solo cuestión de viviendas familiares. Locales comerciales e incluso inmuebles dedicados al uso industrial son objeto de ocupación por parte de un heredero. ¿Qué pueden hacer el resto de co-herederos? Vamos a intentar explicarlo en las siguientes líneas.

Vivienda ocupada por heredero

Cuando los co-herederos se encuentran ante la situación de que la vivienda objeto de herencia es ocupada por uno de ellos, podrán optar por la vía judicial para liberar a la vivienda de dicha ocupación. La ocupación cuando se trata de una vivienda suele ser de forma gratuita y ante la oposición del resto. Es evidente que el “ocupa” puede ser propietario de una cuota de la herencia. Pero ésta no le da ningún título para poder usar el inmueble en exclusiva. Pues ese uso lo que hace es privar al resto de co-herederos de la libre disposición del inmueble.

Dos vías judiciales se pueden abrir para recuperar al caudal hereditario el inmueble ocupado. O bien el desahucio por precario o el juicio ordinario. Qué procedimiento usar dependerá de la naturaleza de la ocupación. De cuándo se ha producido ésta y del momento del reparto de la herencia por ejemplo. Antes de entrar en estas disquisiciones se hace necesario centrarnos en dos conceptos. Vamos a ver qué es una vivienda cedida en precario y qué es una vivienda cedida en comodato.

La vivienda cedida en precario

Hablamos de una vivienda cedida en precario cuando una persona con derecho de posesión sobre un inmueble cede su uso a otra persona. Esta persona a la que se le cede la vivienda es lo que se conoce como precarista. La naturaleza de la cesión no implica contra-prestación ninguna del precarista al legítimo dueño de la propiedad. La cesión no tiene una duración determinada ni se especifica cuál debe ser el uso de la misma. Quién puede estar en esta situación, pues desde hijos de los propietarios, a amigos o conocidos. También ocupas que están viviendo en la propiedad sin contrato por medio y que son desconocidos por el propietario. También personas que teniendo en su día título para el uso del inmueble sigan usando éste a pesar de la perdida de eficacia del mismo.

La  vivienda cedida en comodato

Podríamos decir que es una cesión con variantes a la anterior. El propietario del inmueble entrega el mismo a un tercero. A diferencia del precario aquí sí que se establece una duración determinada de la ocupación de la vivienda. Puede también estar concertado el uso que se debe dar a la misma. Como en el precario el uso se cede sin mediar renta, esto es de forma gratuita. El comodato está regulado dentro de la figura del préstamo en nuestro Código Civil.

Como podemos observar es posible que alguna de estas dos figuras son las que nos llevan a la vivienda ocupada por heredero. Ahora vamos a ver cómo afrontar esa ocupación en dos momentos diferenciados del reparto de la herencia. En realidad o antes de partir la herencia o después de la partición.

Vivienda ocupada por heredero: antes de partir la herencia

Cuando estamos ante esta situación se contempla el desahucio por precario como la vía judicial más indicada. Es el caso más típico, uno de los hermanos usa la vivienda que en herencia pertenece a todos los hermanos a partes iguales. La usa sin que medie ni contrato de arrendamiento, ni consentimiento del resto de herederos. Si todos los herederos están en contra de esta situación que impide la venta o arrendamiento del inmueble podrán solicitar el desahucio del que ocupa la misma. Cualquiera de los co-herederos podrá hacerlo.

Vivienda ocupada por heredero: después de partir la herencia

El momento de la ocupación de la vivienda por uno de los herederos es posterior a la partición de la herencia. En este momento de la cuestión nos movemos en dos teorías dispares judicialmente hablando. Por un lado hay una postura que considera la solución del juicio de desahucio por precario la ajustada. Así las cosas si el Tribunal así considera que es la formula adecuada estimará la demanda y procederá al desahucio del heredero que ocupa la vivienda.

Existe una segunda postura en algunos Tribunales que entienden que el juicio ordinario es la figura en estos caso. ¿Por qué el juicio ordinario y no el desahucio por precario? Esta línea de posicionamiento de algunos Tribunales nada de que el juicio por desahucio no cabe entre co-herederos una vez repartida la herencia. Esto se sustenta en que el Código Civil afirma que la partición legal de la herencia confiere a los herederos la propiedad exclusiva de los bienes adjudicados.

Apropiación del dinero de las cuentas por un heredero

Desde el área de abogados para herencias hoy tratamos este tema. La apropiación del dinero de las cuentas de un fallecido por parte de un heredero es algo más común de lo que podríamos pensar. En muchas ocasiones los fallecidos, personas de edad avanzada, mantienen como autorizados en sus cuentas a uno de sus familiares. La mayor parte de las veces estamos ante uno de los posibles herederos. Esto cuando existen más herederos y el interfecto actúa de mala fe es todo un problema. Obviando la intención del causante al dar acceso a las cuentas a uno y no a otros herederos, lo cierto es que ese dinero forma parte del caudal hereditario. Y como tal ha de ser tratado. El contenido de las cuentas debe estar entre la relación de los bienes y aparecer en el cuaderno particional.

Apropiación del dinero de las cuentas por un heredero

En el caso de la apropiación del dinero de las cuentas estamos en la misma situación que en la apropiación indebida de otros bienes de la herencia. Es habitual que en las herencias estén bien definidos los bienes inmuebles del fallecido. Por lo general todos esos bienes poseen escrituras y por tanto se encuentran en el correspondiente registro. Pero qué hay de las joyas, de las obras de arte o del dinero en metálico… No existe por lo general una relación de todos esos bienes. Cuando solo hay un heredero ese problema deja de existir. Pero cuando son varios los herederos, las suspicacias entran en juego.

Cuando un heredero tiene acceso a una determinada posesión puede encontrarse con otras que no estaban relacionadas. Hay por tanto bienes muebles que han podido quedar fuera de la relación de bienes. Hay que distinguir si se han quedado fuera por descuido del heredero que no sabía de su existencia. La solución ene este caso es poner esos bienes a disposición de todos los herederos para su reparto, y no requiere reproche penal. O si por el contrario se ha tratado de una argucia por parte del heredero. Ocultando su existencia al resto de herederos. Esta situación sí que conlleva un reproche penal. Hasta dónde se puede llegar legalmente en estas circunstancias, dependerá de qué se hace con los bienes.

Si se quedan en el patrimonio familiar del heredero que los descuida estaremos ante una apropiación indebida. Delito tipificado en nuestro Código Penal en el Artículo 253. Si los bienes son vendidos a un tercero se estaría al tiempo cometiendo un delito de estafa. Delito tipificado en nuestro Código Penal en el Artículo 248.

Tipo de cuentas, único titular o co-titulares

Es importante esta distinción. No es lo mismo el caso de una cuenta en la que el fallecido era el titular y el heredero autorizado. Del caso en el que ambos fuesen co-titulares de la misma. Con la muerte del titular la autorización deja de tener efecto. Es decir legalmente los autorizados no pueden disponer del saldo de la cuenta. En el caso de la co-titularidad cada co-titular puede disponer libremente de su parte del remanente. Un co-titular dispondrá del cincuenta por ciento. Si existen dos cada uno del treinta y tres por ciento. Y así sucesivamente a más co-titulares. Es importante saber que a efectos de Hacienda la parte de los co-titulares vivos no tributa. Y que cualquier interesado puede oponerse a esta disposición de los co-titulares si demuestra que el dinero de la cuenta no ha sido aportado a partes iguales por todos ellos.

Qué hacer para evitar la apropiación del dinero…

Cuando tenemos dudas o certezas de que el autorizado o los co-titulares pueden maniobrar de espaldas al resto de herederos hay que actuar con prontitud. Así las cosas pondremos en conocimiento del Banco el fallecimiento del titular o co-titular. Esto lo haremos por escrito y exigiendo de esta forma que se bloqueen las cuentas. Si la entidad financiera no es diligente en esta acción y no se evita la apropiación del dinero de las cuentas se les podrá reclamar daños y perjuicios.

Pasos a dar con la entidad financiera

Lo primero que debemos hacer es demostrar al banco nuestra condición de herederos. Se presenta la documentación que lo avala. EL certificado de defunción, copia del testamento si existe, certificado de últimas voluntades, o el acta de declaración de herederos cuando no existe testamento. Presentamos esta documentación y pedimos a la entidad financiera relación de cuentas y activos financieros. Así como el extracto de movimientos de un año hacía atrás y para salvarnos las espaldas hasta la fecha de esta petición. Así podremos comprobar que no existan movimientos sospechosos en la fecha posterior al fallecimiento.

Con lo presentado ante el Banco se liquidará el Impuesto de Sucesiones. De esta forma podemos liquidar la herencia, o en caso de desacuerdo interponer el procedimiento judicial oportuno. Hay que tener en cuenta que para disponer del dinero hay que acreditar la adjudicación concreta del mismo. ¿Cómo se hace esto? Pues por medio de escritura ante notario, o con sentencia firme, o con un documento privado. Previamente a la adjudicación y con acuerdo de todos los herederos se podrá disponer de efectivo para por ejemplo correr con los gastos del sepelio del fallecido.

Negativa del Banco y problemas aledaños

Puede ocurrir que la entidad financiera no actué con diligencia a nuestros requerimientos. De tal forma que su acción nos perjudique como herederos. Bien además de poder pedirles daños y perjuicios por su acción poco diligente, podrán llegar a ser declarados responsable subsidiarios del Impuesto de Sucesiones. Puede ocurrir que nos encontremos ante la negativa de la entidad financiera a facilitarnos la información requerida. Lo primero que haremos será rellenar la correspondiente hoja de reclamaciones. En ella debemos consignar que les haremos responsables de los posibles perjuicios y daños que su actitud pueda provocarnos.

Para obtener la información de cuentas y activos financieros podremos dirigirnos a la Agencia Tributaria. Acreditados como herederos legítimos deberemos pedir la última declaración de la renta del causante. Por medio de los rendimientos de su capital mobiliario localizaremos las cuentas y activos. Existe la posibilidad de que un fallecido deje activas cuentas y al tiempo no tenga herederos. El Banco debe seguir cargando los recibos domiciliados en esa cuenta. Pudiendo llegar a quedar las cuentas al descubierto. Debe obrar así hasta que aparezca un heredero o interesado. Éstos deberán acreditar de forma fehaciente su condición. Según la situación de las cuentas, y la aceptación o no de la herencia, se obrará de una u otra forma. O bien se pone a disposición del interesado el remanente o se le pide cubrir el saldo negativo.

Requerimiento para aceptar o repudiar la herencia

Hace un par de meses, como abogados de herencias, hablamos en este Blog de la Ley de Jurisdicción Voluntaria. En aquella ocasión hicimos un repaso a vuela pluma de algunas de las novedades que trajo en su día la citada Ley. Hoy nos centramos en la modificación del Artículo 1005 del Código Civil por la citada Ley. Se trata del trámite para que un tercero requiera aceptar o repudiar la herencia a un heredero. Un trámite que antes precisaba de la figura del Juez y ahora se puede hacer por vía notarial. Vamos a adentrarnos en este cambio de la norma.

Requerimiento para aceptar o repudiar la herencia

La modificación del Artículo 1005 del Código Civil por la Ley de Jurisdicción Voluntaria dejo este texto:

Cualquier interesado que acredite su interés en que el heredero acepte o repudie la herencia podrá acudir al Notario para que éste comunique al llamado que tiene un plazo de treinta días naturales para aceptar pura o simplemente, o a beneficio de inventario, o repudiar la herencia. El Notario le indicará, además, que si no manifestare su voluntad en dicho plazo se entenderá aceptada la herencia pura y simplemente.

Recordemos que al tiempo el Artículo 1004 del Código Civil han de pasar nueve días desde la muerte del causante para requerir a un heredero la aceptación o repudio de la herencia. La cuestión más interesante es sin duda cuándo se puede hacer uso del Artículo 1005 del Código Civil.

Usando el Artículo 1005 del Código Civil

Imaginemos que tras el fallecimiento de una persona existen varios herederos, legatarios e incluso acreedores. Todos ellos quieren que los trámites de la herencia lleguen a buen puerto para disfrutar de sus legados, del reparto de la herencia, o en su caso la satisfacción de las deudas. Sigamos poniéndonos en situación un heredero no manifiesta su disposición a un punto clave de la herencia. No manifiesta si la acepta o la rechaza. Pues este es el caso para el que existe el Artículo 1005, para impedir que la no decisión de un heredero paralice el trámite de la herencia. Pues cualquiera de los que mantiene interés en esta herencia podrá acudir a un notario para reclamar la decisión al “ausente”.

Sería sencillo pensar que al pasar este trámite al Notario y hacerlo con toda seguridad, más rápido y barato , es la panacea. Más de uno se atreverá a obviar lo necesario del concurso de un abogado experto en herencias. Craso error, pues con toda seguridad el heredero “ausente” se tornará en el proceso como pieza de la discordia.

¿Quién puede recurrir al Notario por el 1005?

La diferencia entre la antigua redacción del 1005 aparte del concurso del Notario por el Juez es notable. Antes decía que un “tercer interesado”, ahora se ha cambiado por “cualquier interesado”. Este cambio se hace para seguir el principio general notarial que requiere la existencia de un interés legítimo en las actuaciones ante Notario. En la persona del Notario recae la capacidad de apreciar ese interés legítimo y plasmar en al acta notarial ese interés legítimo.

A groso modo podemos entender que están facultados para este trámite los coherederos. Así mismo los legatarios, incluso los de parte alícuota. Al tiempo los acreedores de cualquiera de los herederos. En ese caso deberán acreditar su derecho de crédito, del mismo modo estarían facultados los acreedores del causante.

Actuando por medio de apoderado

Los interesados en realizar el trámite podrán hacerlo personalmente o con el concurso de un apoderado. Para ello deberá conferir un poder el interesado para instar actas notariales. Esta particularidad puede conllevar de todos modos que el Notario pida al margen del escrito del poder alguna prueba o recabe información para apuntalar el legítimo interés de la parte.

© Copyright - Política de Cookies y Términos legales - Vilches Abogados Madrid