fbpx

Cuenta bancaria del abuelo, ¿qué pasa tras su fallecimiento?

Qué pasa con la cuenta bancaria del abuelo tras su fallecimiento. Esta es una pregunta que nos llega con mucha frecuencia al despacho. Lo cierto es que no hace mucho una similar con otro parentesco nos ha dado la idea para escribir esta entrada. Hay demasiadas leyendas urbanas sobre la cuenta bancaria tras el fallecimiento de una persona. Casi tanto como sobre el cobro de pensiones con el abuelo ya fallecido. Entre tanta fábula a veces se cuela algo de realidad. Hoy vamos a intentar dar luz a la realidad de esta situación.

Derecho hereditario en Madrid

Si se encuentra en una situación relacionada con el testamento o herencia de un familiar, puede requerir los servicios de un abogado especialista en herencias. En nuestro despacho Vilches Abogados encontrarás especialistas en derecho hereditario. En nuestra página Web puedes encontrar mucha información sobre herencias y testamentos. En nuestro Blog solemos escribir sobre este área del derecho. Pero cuando necesitamos de verdad asesoramiento sobre algo concreto, no hay nada como el contacto personal.

En el caso de que necesites ampliar información o si quieres hablar de tu caso concreto, te invitamos a contactar con nuestro despacho. Puedes hacerlo en la ventana de Chat disponible en la esquina inferior derecha de la Web, o en el siguiente formulario de contacto.

Qué pasa con el dinero de la cuenta bancaria

Existe la falsa creencia de que las entidades bancarias se quedan con el dinero de la cuenta bancaria de sus clientes fallecidos. Eso es en gran parte falso, aunque esconde algo de verdad. Nos explicamos, cunado la entidad bancaria tiene constancia del fallecimiento de su cliente, debe bloquear la cuenta. Es una medida de seguridad hacía los herederos legítimos en ningún caso es un movimiento para apropiarse del dinero de la cuenta. Ese dinero está bloqueado a la espera de que llegue el heredero a reclamarlo legalmente.

Las cuentas deben estar bloqueadas durante veinte años. Es decir nadie puede operar con ese dinero, pero lo cierto es que el Banco sí cuenta con él para sus operaciones. En esos veinte años puede llegar en cualquier momento un heredero a reclamar esa cantidad. Al finalizar el plazo, y no existir reclamaciones de ningún heredero, ese dinero pasará a ser propiedad del Tesoro Público. Ahora vamos a ver qué pasos debemos dar para recuperar el dinero de la cuenta bancaria.

Pasos para reclamar el dinero de la cuenta bancaria

Bien no existe ningún sistema por el que las entidades bancarias tengan noticia del fallecimiento de sus clientes. Lo habitual es que sea la familia del fallecido la que avise del suceso. Es a partir de ese momento en el que se bloquea la cuenta y se nos abre la posibilidad de gestionar la recuperación del dinero de esa cuenta bancaria.

Tres son los documentos que se deben presentar ante la entidad bancaria para reclamar el dinero de la cuenta. El Banco en cuanto tiene constancia del fallecimiento debe bloquear la cuenta. Y solo se desbloquea si los herederos demuestran que lo son legalmente y que están satisfechas sus obligaciones para con la Hacienda Pública. Es decir no se puede tocar ni un euro del dinero allí depositado. Excepto para gastos que sí están recogidos por la Ley, por ejemplo los del entierro del fallecido. Si la cuenta tiene más de un titular, se bloquea la parte que corresponda al fallecido.

Los documentos necesarios

Son tres los documentos que vamos a precisar para reclamar el dinero de la cuenta de nuestro familiar. Son los que siguen:

  • la certificación del fallecimiento,
  • la copia del testamento,
  • y la auto-liquidación del impuesto de sucesiones y donaciones.

El primero la certificación del fallecimiento es sencillo, se consigue en el Registro Civil. El segundo la copia del testamento ya tiene otras singularidades. Lo primero pediremos un certificado ante el Registro de Últimas Voluntades. Ese certificado nos comunica el último testamento registrado, si existiese. Nos facilita los datos del Notario ante el que se redactó.

Una vez tengamos localizado el Notario ante el que se presentó el testamento, nos personaremos ante él. El Notario comprobará si somos hijos o cónyuge del fallecido, o si estamos incluidos en las disposiciones testamentarias. En caso afirmativo nos leerá el testamento y nos facilitará la copia del testamento.

El tercer documento es la auto-liquidación del impuesto de sucesiones y donaciones. Desde el fallecimiento se dispone de seis meses para ponerse al día con Hacienda.

Si no hay testamento…

Puede ocurrir que el certificado expedido por el Registro de Últimas Voluntades confirme la no existencia de testamento. En ese caso al certificado del registro se debe adjuntar una declaración en la que se de fe de que se es heredero legítimo.

Y si no sabemos de la existencia de alguna cuenta…

Puede ocurrir que no tengamos constancia de la cuenta o cuentas que tuviese el fallecido. La única forma para conocer de su existencia que tenemos es dirigirnos a la Agencia Tributaria. Para que ésta nos de los datos de cuentas del fallecido, deberemos acreditar su fallecimiento y que somos realmente los herederos legítimos. Servirán los mismos documentos que presentamos al Banco.

Transmitir una vivienda, formas de hacerlo

Cuál es la mejor forma de transmitir una vivienda, esta es una de las preguntas habituales que en cuestiones de herencias nos encontramos en el despacho. Y lo cierto es que no tiene una respuesta idéntica para cada caso. Hay muchos factores que pueden decantar que la mejor formula sea una u otra. Hay que estudiar los distintos casos, para ver qué forma de transmitir una vivienda es la que más conviene. Factores como la situación personal, el patrimonio de las personas que forman parte de la transmisión, el valor de la vivienda e incluso la Comunidad Autónoma. En los casos de las sucesiones la Comunidad que se debe usar es la de residencia del fallecido. Si hablamos de donaciones lo marca el lugar donde se ubica la vivienda. Por eso cada caso debe ser estudiado individualmente, por experiencia la casuística es tan amplia que no hay una solución mágica y única para todos.

Abogado Herencias en Madrid

Vilches Abogados es un Bufete con oficinas centrales en Madrid Capital y otras delegaciones en la Zona Noroeste de la Comunidad de Madrid. Si tienes dudas sobre derecho hereditario, y necesitas más información la puedes ver aquí en este enlace. Si con la información que tenemos a tu disposición en la Web no es suficiente, o precisas de consejo más personal, contacta con nosotros. Puedes hacerlo en la ventana de Chat disponible en la esquina inferior derecha de la Web, o en el siguiente formulario de contacto.

Transmitir una vivienda en España

Tal y como está la situación en España en este momento, podríamos aseverar que lo más indicado es la transmisión por herencia. Esto es así porque en general en todas la Comunidades los impuestos por sucesiones y los de la plusvalía municipal, contemplan más bonificaciones por herencia que por donación. Junto con la herencia, la donación es otra de las formulas más usuales para transmitir una vivienda en España. Hay otras, pero quizás estás sean a priori las más usadas y ventajosas.

La mayor problemática a la hora de transmitir una vivienda, vía herencia es el pago de impuestos. Aunque curiosamente a las arcas públicas los ingresos por este particular no son de gran importancia. En cambio a los ciudadanos a título individual pueden causarles un verdadero quebradero de cabeza. El beneficio para las administraciones no es proporcional al esfuerzo de los ciudadanos. Algo claramente no está funcionando como debería, o la lógica de todo esto es cuando menos perversa.

Si revisamos datos del INE, en el año 2015 se heredaron cerca de ciento cincuenta mil viviendas en toda España. Ese mismo años según datos de los Notarios, se rechazaron casi cuarenta mil herencias en España. Es una cifra más que considerable. Es cierto que coincide con lo peor de la crisis, y quizás más de una herencia era un clavo envenenado. Teniendo en cuenta que en España es más que una costumbre el tener vivienda en propiedad. Podemos leer entre líneas que muchos miles de españoles han rechazado heredar la vivienda familiar. Seguimos pensando que si el problema es el pago de impuestos, algo no funciona bien. Cuando un impuesto no contempla la posición económica de un heredero, la tributación es injusta.

Impuestos en la transmisión de vivienda

Cuando recibimos la transmisión de una vivienda en herencia, tenemos como herederos unas obligaciones fiscales. Son los dos conocidos impuestos de sucesiones, y el del incremento del valor de terrenos de naturaleza urbana. El archi-famoso impuesto de la plusvalía municipal. En todo caso estamos hablando de la vivienda habitual del fallecido. En el caso del impuesto de sucesiones su cálculo es por el valor fiscal del inmueble. Ese valor vendrá dado por cada una de las Comunidades Autónomas. En concreto por sus consejerías de hacienda o economía. La teoría dice que este es un impuesto directo y progresivo. A mayor valor de la vivienda, mayor es el impuesto a satisfacer. La cosa se termina de enredar pues al valor fiscal atribuido a la vivienda, deberemos sumar el resto de bienes a la fecha del fallecimiento. Esto hace que la liquidación se vea incrementada. Cada Comunidad Autónoma tiene unos incentivos fiscales diferentes. A nosotros nos tocará, para bien o para mal, lidiar con lo que disponga la comunidad donde se encuentra la vivienda.

A parte del impuesto de sucesiones, nos encontramos con el de la Plusvalía Municipal. Para calcular este impuesto se valora el tiempo que la vivienda estuvo en manos del propietario. Recordemos que este impuesto en teoría grava el aumento de precio del inmueble hasta la fecha en que se transmite. Por otra parte los herederos tienen obligación de declarar en el IRPF la parte que han heredado. También te recordamos que puedes contactar con nosotros si te has visto afectado por el pago de plusvalías abusivas y que incluso te podemos ayudar a reclamar plusvalías municipales abusivas.

Los incentivos fiscales

Cuando hemos empezado a hablar del impuesto de sucesiones, os recalcamos que estamos hablando de transmitir una vivienda que sea la habitual del fallecido. Lo que todos fácilmente asociamos a la vivienda familiar. Bien para estas viviendas es para las que existen diferentes incentivos fiscales. La reducción en estos casos en la base imponible es del 95% del valor del inmueble. Cuando la transmisión es a favor del cónyuge del fallecido, los ascendientes o descendientes. También cuando es a parientes colaterales y que tengan más de sesenta y cinco años. Hay un límite de reducción por cada sujeto pasivo, que está situado en torno a los ciento veinte mil euros.

Esta reducción es la que marca la Ley para toda España. Desde ahí cada Comunidad extiende o no esa deducción para la vivienda habitual. Por ejemplo Madrid llega hasta el 99%. Existe una condición para poderse aplicar esta reducción. El heredero deberá mantener la propiedad durante diez años. Esto es no podrá transmitirla después de ser aplicada la deducción en esos diez años.

La donación de la vivienda

Si optamos por transmitir una vivienda con la donación en vida. Tendremos que hacerla en escritura pública. Ambas partes estarán obligadas al pago de impuestos. En el caso del donante deberá abonar el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. El que recibe la donación pagará el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Para este impuesto se tiene en cuenta el valor de lo donado. Así como grado de parentesco con el donante y el patrimonio preexistente a la donación.

Aunque en principio la Ley no establece reducciones en el caso de donaciones, sí que hay comunidades que las aplican en caso de vivienda habitual. El tanto por ciento que se aplica en este impuesto varía entre algo más de un siete por ciento hasta un treinta y cuatro por ciento. Esos tramos se verán afectados por el parentesco y las deducciones de cada comunidad. En los casos de donaciones se da una situación curiosa, el donante debe declarar ese cambio patrimonial en el IRPF. Se entiende que el valor de la vivienda ha cambiado desde su adquisición al alza. Por lo que en teoría se obtiene un beneficio, y se debe declarar. El supuesto margen de beneficio es gravado con un tanto por ciento cercano al veinte por ciento. Esta es la causa que nos puede indicar que en principio la donación es una mala idea. Pero como siempre cada caso es un mundo, si el que dona es mayor de sesenta y cinco años, y dona su vivienda habitual estará exento del pago del IRPF, a pesar de que la donación en si misma sí esté sujeta a ese pago.

La tercera vía, la compra-venta

Existe una tercera vía para transmitir una vivienda, la compra-venta entre padres e hijos. Esta se realiza en escritura pública ante el notario. Los padres deberán atender el pago del impuesto de la plusvalía municipal y la liquidación del IRPF. Los hijos están sujetos al pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Este impuesto es de nuevo un mundo distinto en cada Comunidad Autónoma. Aclaramos que esta vía exige el pago en dinero de la vivienda. Más que nada porque si no existiese estaríamos ante una donación encubierta. De la misma forma el valor de la vivienda debe se como mínimo el valor fiscal que le adjudica la Consejería de Economía y Hacienda de turno. En estos casos hay que tener en cuenta el número de herederos, y la posibilidad más que plausible que alguno de éstos no vea con buenos ojos esta compra-venta. Hay que tener en cuenta que supone una reducción de la herencia llegado el momento.

Derecho de sucesión hereditaria

El derecho de sucesión hereditaria está regulado en nuestro país por el Código Civil. Y en algunas Comunidades Autónomas por sus propios fueros. Este derecho de sucesión hereditaria o derecho hereditario, es una de las ramas del derecho más antiguas. En todos los países se trata en su regulación de cómo se reparten los efectos de un fallecido. Quiénes están llamados a ser sus herederos. Cómo se deben repartir los bienes entre éstos y cómo afecta ese traspaso de bienes impositivamente hablando a los herederos. Todos estos extremos son tratados por las legislaciones de cada país.

Derecho de sucesión hereditaria

España no es un caso aislado. El derecho de sucesión se ha regulado de forma general en todo nuestro territorio con el Código Civil. Posteriormente con la llegada de las autonomías y el traspaso de competencias, algunas de éstas regularon de forma particular. Otras si bien no han regulado sí que tienen las competencias en cuanto a recaudación se refiere. Nosotros cuando hablamos de derecho hereditario nos centramos en el Código Civil.

De tal forma en su Artículo 744, nos dice que se puede suceder por testamento o abintestato. Lo pueden hacer todos aquellos que no estén incapacitados legalmente. En el momento de la muerte es cuando se transmiten los derechos de sucesión. Lo que se denomina herencia es el conjunto de derechos, obligaciones y bienes de la persona que no se extingan con la muerte de ésta. Las personas sobre las que recaen los derechos de sucesión, pueden ser herederos si lo hacen a título universal, o legatarios si lo hacen a título particular.

Abogado Herencias en Madrid

Vilches Abogados es un Bufete que tiene sus oficinas centrales en Madrid Capital. Si necesitas información sobre herencias no dudes en contactarnos. Si quieres que te asesoremos, puedes usar los distintos canales de comunicación. La ventana de Chat disponible en la esquina inferior izquierda de la Web, o en este formulario de contacto.

Qué es la legítima

La legítima son aquellos bienes, mejor dicho una porción de los mismos, de los que el testador no puede disponer con libertad. La Ley marca que esa porción esté reservada a los herederos forzosos. Nuestro Código Civil marca que esa porción sea un tercio, de los bienes, derechos y obligaciones. Luego existe una posibilidad de usar un tercio más con esos herederos forzosos. Y el último tercio de libre disposición.

En la legislación se marca qué y cómo corresponde a cada heredero. Se indica que tienen derecho a un tercio llamado legítima o legítima corta, los hijos y descendientes. Este tercio debe ser repartido a partes iguales entre todos ellos. La legítima corta se hereda en plenipropiedad. Esto significa la propiedad y usufructo de los bienes al tiempo. No obstante los descendientes legalmente pueden también aspirar a un segundo tercio. Este es el conocido como de mejora o legítima larga. Al contrario que el primero este no tiene porque ser repartido a partes iguales. De hecho sirve para «premiar» a un heredero o herederos sobre el resto. Aquí entra el libre criterio del testador.

En cuanto a los ascendientes, y a falta de descendientes del fallecido, también tendrán derecho a la herencia. Si existe cónyuge viudo será un tercio de la misma. En ausencia de cónyuge la parte a la que tendrán derecho será la mitad de la herencia.

El caso del cónyuge viudo

Los cónyuges viudos tienen derecho a la legítima en usufructo. Que sea mayor o menor ésta, dependerá de la concurrencia a la herencia. Cuando existan hijos o descendientes, el usufructo será el del tercio de mejora. En caso de que a la herencia solo concurran ascendientes, su legítima será la mitad de la herencia en usufructo. Si por contra solo él concurre a la herencia, su usufructo será el de dos tercios de la herencia en cuestión.

 

abogados herencias

Derechos forales en España

Como ya os hemos contado en otras ocasiones en España convive nuestro derecho común con otros derechos forales. Estos últimos son de aplicación en Navarra, algunas zonas de Vizcaya y Aláva. En Aragón, Baleares, Cataluña y Galicia. Cada uno de ellos tiene sus propias particularidades en la regulación del derecho de sucesión. Por ejemplo en Cataluña la legítima es una cuarta parte del total de la herencia. Los cónyuges viudos no tienen derechos legitimarios. En este caso el cónyuge viudo tiene derecho a lo que se conoce como cuarta viudal, del total de la herencia. Otra peculiaridad es que puede disfrutar del beneficio del «año de luto». Durante el primer año a la muerte del otro cónyuge, puede disfrutar en usufructo de la totalidad de la herencia. En ausencia de padres, los abuelos tampoco tienen derechos legitimarios.

Administrador testamentario

Cuando un heredero es menor de edad es posible nombrar a un administrador testamentario. Será este administrador testamentario el que administre los bienes del menor mientras perdure su minoría de edad. También es una figura que se usa en el caso de herederos incapacitados. Lo cierto es que es de uso habitual en los testamentos de personas divorciadas, el objetivo apartar al ex de la administración de la herencia de los hijos.

Abogado especializado en herencias

Vilches Abogados ofrece un Área de Abogados de Herencias en Madrid. Si precisas de los servicios de un abogado especializado en herencias, has llegado al sitio indicado. No sabemos si has llegado de casualidad o por recomendación de un tercero. Lo cierto es que ya estás aquí, pasa, ponte cómodo y contacta con nosotros, ¿cómo puedes hacerlo? Es sencillo, toma nota, puedes ponerte en contacto con nosotros usando los canales de los que disponemos. El chat online de la esquina derecha, o si lo preferís por teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

El Administrador testamentario

Al nombrar heredero a un menor, o legar bienes a menores de edad, cabe la posibilidad de designar un administrador testamentario. Para designar a esta figura, se debe incluir en la redacción del testamento una cláusula con el citado nombramiento. Así durante la minoría de edad del heredero, el administrador testamentario administrará los bienes del menor de la forma indicada por el testador. Es una forma de excluir al otro o a los dos progenitores de lo heredado por el menor. Por eso es muy usual que esta cláusula aparezca en casos de divorcios, sobre todo aquellos en los que las relaciones de los progenitores sean conflictivas. Pero tampoco es raro encontrarlo en testamentos de abuelos, que no mantienen una relación cordial con el yerno o nuera. Nos aseguramos de esa forma que lo que dejamos en herencia al menor, no sea administrado por esas personas en las que no confiamos.

Cómo elegir al administrador de bienes hereditarios

En la elección del administrador testamentario, debemos tener presente que la persona elegida debe sernos de plena confianza. Que tenemos plenas garantías de que aceptará y pondrá en práctica las indicaciones e instrucciones que añadiremos en esta cláusula. Si la razón de incluir esta cláusula es la desconfianza con uno o los dos progenitores del menor, debemos pensar en que la persona elegida no pueda ceder a las presiones de éstos.

Ámbito de aplicación de esta figura

Como ya hemos reseñado pueden estar sujetos a esta figura, herederos que sean menores de edad o incapacitados. La única condición es que esté prevista por el testador en su testamento. De tal forma que al margen del nombre del administrador testamentario, aparecerán instrucciones precisas para la administración de los bienes. Es decir que es potestad del testador aplicar un régimen concreto para la ejecución de esta tarea. Por ejemplo, podemos prolongar este régimen de administración más allá del límite legal de la mayoría de edad.

En el Código Civil…

La posibilidad de usar esta figura, la tenemos consolidada en algunos artículos del Código Civil. Se encuentran en el Libro Primero, De las personas, Título Séptimo, de las relaciones paterno-filiales. En el Artículo 164, que dice:

Los padres administrarán los bienes de los hijos con la misma diligencia que los suyos propios, cumpliendo las obligaciones generales de todo administrador y las especiales establecidas en la Ley Hipotecaria.

Se exceptúan de la administración paterna:

  1. Los bienes adquiridos por título gratuito cuando el disponente lo hubiere ordenado de manera expresa. Se cumplirá estrictamente la voluntad de éste sobre la administración de estos bienes y destino de sus frutos.
  2. Los adquiridos por sucesión en que uno o ambos de los que ejerzan la patria potestad hubieran sido justamente desheredados o no hubieran podido heredar por causa de indignidad, que serán administrados por la persona designada por el causante y, en su defecto y sucesivamente, por el otro progenitor o por un administrador judicial especialmente nombrado.
  3. Los que el hijo mayor de dieciséis años hubiera adquirido con su trabajo o industria. Los actos de administración ordinaria serán realizados por el hijo, que necesitará el consentimiento de los padres para los que excedan de ella.

Sobre las funciones de aquel que administra los bienes de un menor o incapacitado, dice el Artículo 227:

El que disponga de bienes a título gratuito en favor de un menor o incapacitado, podrá establecer las reglas de administración de los mismos y designar la persona o personas que hayan de ejercitarla. Las funciones no conferidas al administrador corresponden al tutor.

 

Herencias y sobrinos políticos

Herencias y sobrinos políticos, de este tema vamos a hablar hoy en el Blog. El tema de las herencias y sobrinos políticos está de actualidad, por una muy reciente sentencia del Tribunal Supremo. Una sentencia del pasado tres de agosto, relativa a la forma de liquidar impuestos. Hoy os vamos a explicar en que consiste dicha sentencia y su gran importancia.

Abogados herencias en Madrid, Majadahonda y Las Rozas

Disponemos de un Área de Abogados de Herencias en Madrid, nuestros especialistas te atesoran acerca de todas las peculiaridades de la aceptación de herencias o legados. En Vilches Abogados, atendemos asuntos de herencias en nuestras oficinas de Madrid, Majadahonda y Las Rozas de Madrid. Facilitando el acceso a las mismas de todos nuestros clientes.

Puedes ponerte en contacto con nosotros en los medios que tenemos disponibles, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Herencias y sobrinos políticos

Como os hemos comentado el pasado tres de agosto el Tribunal Supremo hacía publica una sentencia sobre herencias y sobrinos políticos. En ella se reconocía el derecho de un sobrino político a la reducción por razón de parentesco en el pago del impuesto de sucesiones. El caso se daba en la Comunidad de Madrid. La importancia de la sentencia estriba en la equiparación del sobrino político al resto de parientes consanguíneos.

El caso que nos ocupa

Tras el fallecimiento del tío, hereda su viuda. Al no tener esta descendientes, se nombra al sobrino político heredero. Se le atribuye la cuarta parte de la herencia. A la hora de pagar el impuesto de sucesiones, el se aplica la reducción por parentesco. Dicha reducción viene recogida en la Ley 7/2005 de la Comunidad de Madrid, Medidas Fiscales y Administrativas.

EL problema sobreviene, cuando desde la la Dirección General de Tributos de la Comunidad de Madrid, se gira una liquidación al contribuyente en la que no se contempla la reducción. La postura de la Administración es clara, el vínculo entre tío y sobrino político se ha roto a la muerte del primero.

Vigencia del vínculo

¿Cómo llega la administración a entender que el vínculo ha desaparecido? Bien, ellos mantienen que el vínculo existe gracias al matrimonio. Empieza en el momento de su celebración y cesa a la muerte del tío. El matrimonio queda disuelto. En una primera sentencia, el Tribunal Económico Administrativo de Madrid, da la razón al sobrino político.

En segunda instancia, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, anula la sentencia. Y niega la existencia del vínculo entre el sobrino político y la viuda. Hasta que llegamos al Tribunal Supremo, que vuelve a dar la razón al sobrino. Evidentemente el meollo del asunto está en la vigencia o no de ese vínculo, y en ello es en lo que entra esta sentencia.

El meollo de la sentencia

Lo importante aquí es en qué concepto de heredero se encuadra el sobrino político. Pudiendo estar o en el Grupo Tercero, los colaterales de segundo y tercer grado. O por contra en el Grupo cuarto, de colaterales de cuarto grado. Estos grupos se hallan indicados en el Artículo 20 de la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Grupo III: adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad, 7.993,46 euros.

Grupo IV: en las adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños, no habrá lugar a reducción.

El magistrado del Tribunal Supremo que ha sido ponente en esta sentencia lo tiene claro. «Una vez que el vínculo de afinidad existe, el pariente debe encuadrarse en el grupo tercero». El magistrado va más lejos y aclara que «dónde la ley no distingue no cabe distinguir».

A lo que se refiere, desde nuestro punto de vista con buen criterio, es que el legislador no ha marcado diferencias entre colaterales por afinidad o consanguinidad. Y por lo tanto no debe haberlas. Si bien es cierto que hasta 1967 había normas contrarias a esta aplicación. Pero fueron derogadas con la nueva Ley. Así las cosas los sobrinos políticos se encuadran en el Grupo Tercero lo es incluso después de fallecer quien servía de vínculo.

Herencia sin testamento, ¿cómo se reparte?

El otro día en nuestro despacho de Las Rozas, un cliente se acercó a preguntar cómo se repartía una herencia sin testamento, en el Blog hemos escrito ya bastante sobre herencias y testamentos, quizás hemos tocado casi todas las variantes que se pueden dar en materia de derecho hereditario, pero creemos que nunca habíamos contestado vía Blog a una pregunta tan directa y concisa como ésta de cómo repartir la herencia sin testamento, y aprovechando que tenemos muy reciente esa consulta de nuestro cliente, vamos a contestarla en el Blog.

Abogados herencias en Las Rozas de Madrid

En Vilches Abogados Madrid, disponemos de nuestros abogados especializados en herencias, ellos nos podrán asesorar sobre todas las dudas que tengamos al respecto de herencias, testamentos y derecho hereditario, les podáis plantear, recordad que os atendemos tanto en Madrid Capital como en la ciudad de Las Rozas de Madrid, tanto para temas de Herencias como para el resto de ramas del derecho que ejercemos en el despacho. Puedes ponerte en contacto con nosotros en los medios que tenemos disponibles, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Herencia sin testamento, ¿es lo normal?

En realidad hoy por hoy ya no es lo más habitual, por lo general la mayoría de las personas, sobre todo al llegar a una edad madura y consciente de las problemáticas que se pueden causar, se preocupan de dejar lo más atado posible el tema del reparto de los bienes entre sus herederos, eso lo consiguen o bien depositando un testamento ante notario o bien con una planificación más compleja de la herencia, en cualquier casi es posible que el fallecimiento de una persona coincida con que esta no ha realizado gestión alguna para dejar atada la herencia, es en estos casos cuando se tiene que hacer uso de lo que marca nuestro sistema legal para el reparto de herencias sin testamento o con testamentos no válidos, que es otra posibilidad similar.

Sucesiones en el Código Civil

En nuestro Código Civil se regulan las sucesiones en el Libro Tercero, de los diferentes modos de adquirir la propiedad, en su Título Tercero, De las Sucesiones, y en el particular que nos ocupa, en el Capítulo Tercero, de la Sucesión Intestada, que es el procedimiento a seguir en caso de no existir testamento o no ser válido éste. Comienza en el Artículo 912, que dice:

Artículo 912

La sucesión legítima tiene lugar:

  1. Cuando uno muere sin testamento, o con testamento nulo, o que haya perdido después su validez.
  2. Cuando el testamento no contiene institución de heredero en todo o en parte de los bienes, o no dispone de todos los que corresponden al testador. En este caso, la sucesión legítima tendrá lugar solamente respecto de los bienes de que no hubiese dispuesto.
  3. Cuando falta la condición puesta a la institución de heredero, o éste muere antes que el testador, o repudia la herencia sin tener sustituto y sin que haya lugar al derecho de acrecer.
  4. Cuando el heredero instituido es incapaz de suceder.

Sucesión intestada

Como en el caso de nuestro cliente de Las Rozas de Madrid, cuando el fallecido no deja testamento o en otros casos cuando el testamento que deja no es válido, el reparto de la herencia se ha de realizar con arreglo a lo que marca el Código Civil, que para estos casos nos ofrece la herramienta de la sucesión intestada, recalcamos, esta formula solo es aceptable si no existe testamento válido, pues el principio dicta que el reparto debe hacerse con arreglo a las instrucciones del testador, y solo en caso de su ausencia nos acogemos a lo marcado en la Ley para el reparto de bienes. ¿En qué supuestos se puede usar la sucesión intestada? Es fácil solo tenéis que volver unas pocas líneas más arribas y leeros de nuevo el Artículo 912 de nuestro Código Civil.

para el reparto de una herencia sin testamento nos acogemos a lo dispuesto por la Ley en la Sucesión Intestada…

Herederos y orden en la sucesión intestada

Cuando nos toca repartir una herencia sin testamento, la ley señala que los herederos del causante son su familia, su viudo o su viuda, y finalmente el Estado, observamos que están los herederos forzosos que en caso de testamento válido tienen derecho a la legitima, y aparece el Estado por si se puede rascar algo. El orden para heredar es el marcado por el Código Civil.

Hijos y descendientes

Los primeros en heredar son los hijos y sus descendientes que heredan a sus padres y ascendientes, la forma de hacerlo es la que sigue:

  • los hijos por derecho propio, correspondiendo a cada uno la herencia a partes iguales.
  • los nietos y demás descendientes lo hacen por derecho de representación, y al tiempo si se da la circunstancia que alguno de ellos falleciera dejando herederos, su parte de la herencia se repartiría entre sus herederos a partes iguales.

Los ascendientes

Si el causante no tiene hijos ni otros descendientes, es momento de dar el salto a los ascendientes que lo harán de la siguiente forma:

  • padre y madre heredan a partes iguales,
  • en caso de ausencia de uno de ellos, el otro recibe toda la herencia,
  • si se da el caso de que no están ni padre ni madre, se pasa a los ascendientes más cercanos, a partes iguales si son varios y de la misma línea. En caso de que hubiese ascendentes de las dos líneas, por parte de padre y por parte de madre, la herencia se divide en dos, correspondiendo la mitad de la herencia a cada línea, y a su vez se repartirá a partes iguales entre los ascendentes de cada línea, por ejemplo, si de la línea del padre hay dos ascendientes, y de la línea de la madre hay tres ascendientes, la mitad de la herencia correspondiente a la línea paterna se dividirá en dos partes iguales; la otra mitad correspondiente a la línea materna se dividirá en tres partes iguales.

El cónyuge

En ausencia de descendientes, ni de ascendientes, pasará a heredar el cónyuge, con la salvedad de que en el momento del fallecimiento estuviesen separados bien judicialmente o de hecho.

Los hermanos y parientes

Cuando no existen ninguno de los anteriormente nombrados, los siguientes familiares con derecho a heredar son los hermanos, y en ausencia de éstos, los parientes del fallecido hasta el cuarto grado, como por ejemplo los tíos del causante.

El Estado

Y finalmente en el caso de que no existan familiares del causante con derecho a heredar, los bienes del fallecido pasan al Estado que está obligado a repartirlos de la siguiente manera:

  • Un primer tercio tiene que ser para instituciones municipales, correspondientes al domicilio del fallecido, esa instituciones pueden ser de índole de beneficencia, instrucción o enseñanza, acción social o profesionales, tanto de carácter público como privado,
  • un segundo tercio para instituciones de rango provincial, han de ser del mismo tipo que las anteriores pero que operen en la provincia donde residía el fallecido, hay una preferencia y es que si el causante por su profesión o por convicción, dedicó o consagro parte de su vida a una misma actividad, las instituciones tanto municipales como provinciales elegidas deberían ir en consonancia con su opción vital. Por ejemplo alguien dedicado en cuerpo y alma a la educación es lógico que las instituciones elegidas sean de índole educativa.
  • y un último tercio será destinado a la Amortización de la Deuda pública, excepto que el Consejo de Ministros a tenor de la naturaleza de los bienes heredados opine que se les debe dar un uso más acertado.

A todo esto, para rizar el rizo, algo que en nuestro maravilloso país somos muy dados a hacer, algunas Comunidades Autónomas tienen legislación propia en cuestión de sucesiones, y ello influye en este orden del que hemos hablado hasta ahora, que es el que recoge el Código Civil y obliga a todos los territorios sin legislación propia en esta materia, las Comunidades Autónomas tocadas por este particular son:

  • Aragón
  • País Vasco
  • Navarra
  • Cataluña
  • Islas Baleares
  • Galicia

Derecho de representación, ¿qué es?

Cuando hemos hablado antes del orden para heredar, dijimos que los hijos heredaban por derecho propio, y en el caso de heredar nietos y otros descendientes, por el fallecimiento de una persona con derecho a heredar, lo hacen a través del derecho de representación, heredando lo que correspondía al fallecido. Se trata de una excepción a la norma, esa que dice que el pariente más próximo en grado excluye al más remoto.

Funciones del albacea testamentario

 La semana pasada ya hablamos del albacea testamentario, nos quedó en el tintero mencionar las funciones del albacea y sobre ese particular lo vamos a hacer hoy. Pero no hablaremos en exclusiva de las funciones del albacea testamentario, también vamos a abordar las obligaciones que conlleva aceptar este encargo, por supuesto de la responsabilidad del mismo, derechos, plazos para acabar con su encargo, razones por las que se extingue el mismo… Así que como son muchas cosas las que aún nos quedaban por abordar vamos a empezar sin más dilación.

Abogados herencias Madrid

Los letrados de Vilches Abogados Madrid atesoran mucha experiencia como Abogados de herencias en Madrid,  puedes dirigirte a nuestras oficinas de Madrid y de Las Rozas de Madrid, allí ponemos nuestros Abogados de Herencias en Madrid, nuestros expertos en herencias os darán respuesta a todas las dudas legales que tengáis respecto de herencias, testamentos y el resto de singularidades asociadas a este particular. Puedes ponerte en contacto con nosotros en los medios que tenemos disponibles, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Las funciones del albacea

Las funciones del albacea, difieren si este es particular o universal, los albaceas pueden ser particulares cuando en el encargo de ser albacea se le hayan asignado expresamente unas funciones, y será universal, si recibe el encargo de hacer cumplir todo lo que se ordena en el testamento, en este caso las funciones de contador partidor puede encargárselas a un tercero, en todo caso las funciones de un albacea testamentario, siempre se atendrán a lo que marca la Ley y dentro de esta.

Bien en cuanto a las funciones del albacea particular, no entraremos pues estás son las que dispone el testador en su testamento, cuando no se expresan en el mismo, las funciones del albacea son las que marca la Ley y son las que siguen:

  • podrá disponer y pagar los sufragios y el funeral del testador, siempre con arreglo a lo que se haya dispuesto en el testamento; de no venir nada en concreto se atenderá a la costumbre.
  • cuando existan legado en metálico, y el legatario tenga conocimiento del mismo, lo podrá satisfacer con el beneplácito del mismo. Esto es muy importante, pues es necesario la aprobación del legatario para hacer entrega del legado.
  • tendrá una función de vigilancia sobre los extremos que marque el testamento, vigilando su cumplimiento, llegado el caso deben sostener, siempre que sea justo, la validez del testamento en juicio. Pueden también llegado el caso demandar a los herederos si estos no ejecutan lo que el testamento marca. No son representantes de la herencia, salvo que el testador haya indicado o les haya nombrado administradores de la misma.
  • y por supuesto, deben tomar toda precaución encaminada a la conservación y custodia de los bienes, siempre con la intervención necesaria de los herederos.

La facultad de enajenación de los bienes de la herencia, es una de las funciones que el testador, de forma expresa, puede conceder al albacea. A este respecto el Código Civil es claro en su artículo 903 dice:

Si no hubiere en la herencia dinero bastante para pago de funerales y legados, y los herederos no lo aprontaren de lo suyo, promoverán los albaceas la venta de los bienes muebles; y, no alcanzando éstos, la de los inmuebles, con intervención de los herederos.

Otra peculiaridad del cargo de albacea, es que no podrá comprar los bienes que se le confían en el testamento, esta prohibición incluye que lo haga a través de una tercera persona, o en subasta tanto pública como judicial.

Las obligaciones del albacea

En ocasiones los albaceas tienen como misión no repartir bienes a unos herederos determinados, sino invertir o distribuir los bienes de la herencia de la forma que el testador disponga, en ese caso debe rendir cuentas ante el Juez que velará para que se hayan seguido las indicaciones del testador. En el caso habitual, de que el albacea deba entregar los bienes a unos herederos determinados, lo hará bajo las siguientes obligaciones:

  • debe cumplir fielmente y con la mayor diligencia posible, el encargo que ha recibido, de acuerdo a lo indicado por el testador y siempre con arreglo al Código Civil,
  • debe realizar el inventario, esta obligación no viene impuesta por el Código Civil, pero la jurisprudencia del Tribunal Supremo así lo marca,
  • en todo caso debe rendir cuentas ante los herederos, con las operaciones particionales se sobreentiende que se cumple este extremo.

La responsabilidad del albacea

El cargo de albacea conlleva unas responsabilidades, de este modo ante el incumplimiento o mal cumplimiento de lo marcado en el testamento, responderá legalmente por ello si ha mediado dolo o negligencia por su parte. Si son varios los albaceas que hayan tenido parte en un asunto concreto, obviamente la responsabilidad por sus actos será mancomunada. En ningún caso, en el testamento el testador podrá exonerar de responsabilidad en el ejercicio del encargo a los albaceas que nombre.

Los derechos del albacea

Tienen derecho a ser compensados o resarcidos, de aquellos daños o perjuicios que sufran al desempeñar su cargo, siempre que no sean responsables directos de los mismos. Tienen derecho al reembolso de gastos inherentes a su función, así como a anticipos si hubiese lugar. Y para asegurar esto último, pueden retener los bienes hasta que se satisfagan esas cantidades.

Plazos del encargo de albacea

El cargo de albacea testamentario es temporal, el testador puede marcar un plazo fijo en el testamento, en ausencia de esta indicación el plazo para cumplir el encargo es el de un año desde la aceptación del mismo, o si se da el caso desde que finalizan los litigios que pueda conllevar el testamento, por ejemplo sobre la validez del mismo o de alguna de sus disposiciones. Para ampliar ese plazo, existe la opción de que el testador lo exprese en el testamento o sino podrá hacerlo el Juez, en caso de que no haya indicado la duración del mismo o no lo haya dispuesto, el plazo se entiende prorrogado en un año más. A pesar de ello, si por causas o circunstancias del caso concreto no se cumple el encargo aún con la prorroga, el Juez podrá conceder de nuevo otra por el tiempo que se estime necesario.

Del mismo modo los legatarios y herederos, pueden acordar que se prorrogue el plazo del albaceazgo por el tiempo que estimen necesario, eso si el acuerdo es consensuado, pero si el acuerdo se toma por mayoría, el plazo no podrá ser de más de un año. Si al ir a conceder la prórroga, aún no se conocen a todos los legatarios, bastará con que sea otorgada por los herederos.

Motivos por los que se cesa en la función de albacea

Obviamente la muerte del albacea cesa su función de forma automática, para ello los herederos del albacea pondrán en conocimiento de los interesados el fallecimiento y proveerán lo que las circunstancias exijan en interés de los herederos. Las funciones del albacea cesan también si existe imposibilidad de llevarlas a cabo, esto puede darse por ausencia del albacea, porque se halle incapacitado, o sufra una enfermedad que le impida llevarlo a cabo…

También puede darse el caso de que el albacea presente su renuncia, debe hacerlo ante un Juez que deberá atender o no su demanda, mientras tanto debe seguir empeñando sus funciones, hasta que los interesados puedan tomar las medidas oportunas. La renuncia se comunicará a los interesados, que serán indemnizados por los perjuicios y daños que se les ocasione.

Los interesados pueden pedir la remoción del albacea, ante este escenario se abren dos posibilidades, que el albacea renuncie al cargo o que sea decretada judicialmente su remoción. En ningún caso queda al arbitrio de los interesados esta decisión, pues contraviene lo indicado en el testamento. Las causas que se pueden esgrimir para pedir la remoción son desde la incapacidad para llevar adelante el encargo, que existan conflictos de intereses, que los albaceas muestren negligencia o mala administración a la hora de cumplir con sus funciones, demora no justificable, etc.

Herencia: preguntas y respuestas

¿Qué hacemos ahora con la herencia? Pero hasta llegar a la herencia, hay muchas más cuestiones y preguntas, hoy vamos a hacernos unas cuantas preguntas acerca de herencias, testamentos, y algunas de las cosas que conllevan, tanto desde el punto de vista del testador como desde aquel que recibe la herencia. En total diez preguntas y sus diez respuestas, somos conscientes de que hay muchas, muchas más, pero entre unas entradas y otras llegará el día que lo tengamos casi todo contestado, merece la pena el esfuerzo solo de pensar el «banco de conocimiento» que estamos pergeñando, en serio.

Preguntas y respuestas acerca de la herencia

En nuestro Bufete Vilches Abogados Madrid y en Las Rozas de Madrid, disponemos de un Área de Abogados de Herencias en Madrid, con un grado especialización muy elevado, somos expertos en herencias y podremos dar respuesta a todas tus dudas, así como asesorarte en todo lo relativo a la herencia, su partición y reparto, o en como rechazarla, si crees que puedes precisar de nuestros servicios contacta con el Bufete sin compromiso, en los medios que tenemos disponibles, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Es lo mismo un testamento que una declaración de herederos

En absoluto, no tienen nada que ver, son cosas totalmente distintas, el testamento es un documento por lo general ante notario, en el que una personas nombra a sus herederos, una declaración de herederos tiene razón de ser ante la ausencia de testamento, se trata de un documento ante notario que declara quiénes son los herederos del difunto.

Si no tengo propiedades, solo algo de dinero ¿tengo que hacer testamento?

Básicamente un testamento no distingue del tipo o naturaleza de los bienes a repartir, es indistinto que estos sean dinero, acciones o participaciones en sociedades o propiedades inmobiliarias, finalmente el reparto de los bienes se realiza del mismo modo, así que la ausencia de testamento es perjudicial en cualquier caso llegado el momento del reparto de la herencia. Siempre es conveniente hacer testamento.

¿Puedo conocer el contenido de un testamento?

Bien, en vida del testador nadie puede tener acceso al contenido del testamento sin tener autorización del mismo, al fallecimiento del testador sí que puede tener derecho a acceder a una copia del mismo, siempre que esté en alguno de estos casos:

  • si en el testamento se le reconoce con algún derecho o facultad, es decir que se sea: heredero,  o legatario, o albacea, o el contador-partidor, o administradores, etc.,
  • aquellos que de no existir testamento o ser este nulo, podrían ser llamados en parte o todo en la herencia del fallecido, ya sea por un testamento anterior, o por las reglas de sucesión intestada, en este caso se incluye incluso a las administraciones con derecho a suceder,
  • aquellos que sean legitimarios, entendiendo que un grupo de legitimarios puede excluir a otro, los hijos del fallecido excluyen a los hermanos de éste.

Con el dinero en Caja o Banco, ¿podré pagar el impuesto de sucesiones?

La respuesta es afirmativa, no necesariamente se ha de pagar el impuesto con dinero del bolsillo del heredero, el dinero de la herencia que se halle en las cuentas objeto de la herencia puede ser usado con ese fin. Se puede usar tanto el dinero, como acciones o seguros que se incluyan en la herencia.

¿Dónde se paga el impuesto de sucesiones?

Es esta una cuestión que no es menor, porque la diferencia de criterio entre las distintas Comunidades Autónomas a la hora de tratar el impuesto de sucesiones, puede significar un mayor quebranto dependiendo de dónde se tenga que liquidar. Ya hemos hablado en el Blog del impuesto de sucesiones en España. Bien si por ejemplo el testador vivía en Andalucía, y los herederos en Madrid, el impuesto se deberá liquidar en Andalucía, pues el impuesto se considera producido en donde el causante tenía su residencia a fecha del fallecimiento.

¿Hay que hacer obligatoriamente escrituras?

Pues no, la respuesta es negativa, no hace falta hacer escrituras. Es más que posible que por ejemplo en caso de fallecimiento de un cónyuge, el otro siga ocupando la vivienda habitual, y no se tenga intención por parte de los herederos de cambiar esa situación con una hipotética venta de la misma, en ese caso lo normal es que se deje para más adelante el reparto de la herencia. Así las cosas se deberían liquidar los impuestos sobrevenidos por la herencia y dejar para otro momento el tema de escrituras e inscripción en el Registro de la Propiedad.

Durante el trámite de la misma fallece un heredero…

Los derechos del heredero fallecido pasarán a sus herederos, en su mano estará aceptar la herencia con arreglo a la participación del fallecido.

Puedo alquilar una vivienda que tengo en usufructo

Por supuesto que sí, el usufructo no obliga al uso personal de la vivienda, por lo que tengo derecho al alquilarla sin contar siquiera con los propietarios de la misma, y por supuesto el importe integro del alquiler es mío.

Cuaderno particional, ¿qué es?

Es el documento en el que se refleja cómo se ha repartido la herencia, puede ser privado o público, y debe estar firmado por todos los herederos.

Herencia: la pareja de hecho ¿hereda?

En principio el Código Civil no recoge derechos hereditarios para la pareja de hecho, así que en aquellos territorios en que la norma vigente es el Código Civil la respuesta es un rotundo no, pero hemos de recordar que existen otros marcos legales, en Cataluña, Galicia, Navarra, País Vasco o Baleares, que tienen sus propias particularidades, por lo que habría que mirar en cada caso en qué lugar queda la pareja de hecho.

Las herencias y los testamentos

Las herencias son el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que un difunto deja a sus herederos. Las herencias pueden ser recibidas vía testamento o sin testamento. Sin más rodeos la forma más sencilla para los herederos es sin duda la existencia de testamento. Las herencias sin testamento nos obligan a recurrir a la declaración de herederos abintestato. Pero no solo pensando en facilitar a los herederos la recepción de la herencia, con un testamento podemos jugar con las partes de la misma. Así podemos mejorar la posición por ejemplo de nuestro cónyuge. Que por Ley no tiene tantos derechos reconocidos.

El testamento es por lo tanto un actor principal en las herencias. Hemos de recordar que el testamento es un documento individual y personalísimo. Esto rompe una creencia de que los matrimonios hacen testamento conjuntamente. No es así, otro asunto es que el matrimonio decida al tiempo formalizar testamento o cambiarlo, y acudan a ese acto conjuntamente. El asunto es que cada uno de ellos tendrá su propio testamento. Son documentos independientes. Por eso los testamentos pueden cambiarse sin tener que avisar al cónyuge de que se va a hacer.

Otro asunto que no debemos olvidar es que el divorcio o separación, por si mismos no causan efecto en el testamento. Esto es que no anulan o revocan las disposiciones testamentarias que se refieren a los cónyuges. Esto ocurre en todos los lugares en los que el Código Civil sea la norma de referencia. En Cataluña, Aragón o Galicia, con legislaciones civiles independientes, sí que se revocan las disposiciones testamentarias a favor del cónyuge en caso de crisis matrimonial.

Los herederos

Existen unos herederos naturales reconocidos por las leyes. Estos herederos denominados legítimos son los que en caso de ausencia de testamento recibirán la herencia. Nuestra legislación limita las posibilidades o voluntad del testador. Esa limitación protege a los herederos legítimos y sus derechos de herencia. De nuevo dependiendo de la región y su ordenamiento jurídico existen diferencias. Como ejemplo de esas diferencias nos encontramos con el caso del País Vasco. En el año 2015 la reforma de su Ley de Derecho Civil, incluyo la posibilidad de desheredar a los hijos sin dar explicaciones o motivar el por qué. Al tiempo los desheredados no tienen posibilidad de recurso. Esta opción no es viable en el resto del territorio español.

Legalmente los herederos legítimos tienen un mínimo de herencia otorgado. Se trata del tercio de legítima o lo que viene siendo la tercera parte de todos los bienes. Esa tercera parte se debe repartir equitativamente entre todos los herederos legales. El resto de la herencia se divide en otros dos tercios. Un segundo que se conoce de mejora y que no tiene porque llegar a todos en la misma proporción. Incluso puede no llegar a alguno de esos herederos legales. El último tercio se denomina de libre disposición. Con ese es con el que se puede jugar para favorecer a algún heredero o para recompensar en forma de legado a terceros sin derecho reconocido.

Los herederos legales al tiempo tienen un orden para recepcionar la herencia. Primero van los descendientes del fallecido, le seguirían los ascendientes, luego el cónyuge, pasarían después los familiares colaterales, y por último el resto de parientes.

Trámites de las herencias

Con el caudal hereditario claro, con el inventario de bienes, derechos y obligaciones que a la muerte del testador no se extinguen, se procede a redactar la escritura de la herencia. Para ello precisamos de una serie de documentación:

  • el certificado de defunción,
  • el certificado de últimas voluntades, y
  • la copia del testamento si existe o la declaración de herederos.

Otra de las cuestiones a no perder de vista, es que como receptores de una herencia deberemos liquidar y abonar el impuesto de sucesiones y donaciones. Como ya hemos hablado en otras ocasiones dicho impuesto es gestionado por las Comunidades Autónomas. Y este hecho vuelve a marcar diferencias entre unas regiones y otras. Así las cosas la liquidación del impuesto se hace en donde tuviera el fallecido su residencia. Se cuenta con un plazo de seis meses desde el fallecimiento para la presentación de la documentación. Otro impuesto a liquidar es el de la plusvalía municipal en caso de existir inmuebles en la herencia. También puede que estés afectado por este impuesto que fue declarado abusivo por el tribunal constitucional y puedas reclamar la plusvalía municipal que te cobraron de más.

La colación

Estando en vida el testador, procede a transmitir una parte de la herencia a alguno de sus herederos forzosos, nos encontramos esta figura en donaciones realizadas en vida, transferencias de propiedades sin mediar transacción económica o incluso transferir capital. Esta última opción no es muy habitual, lo es más la transmisión de propiedades, y poco usual pero no por ello menos factible, son los regalos de boda cuya cuantía es mayor de lo normal.

El albacea

Hay herencias que por su tamaño o por la complejidad de los bienes que se han de repartir, precisan de una persona que se encargue de que la voluntad del testador se cumpla y al tiempo preserve el patrimonio durante el proceso de adjudicación y reparto de la herencia, esta persona es el albacea. Es nombrado por el testador y tiene carácter voluntario, esto es debe o no aceptar la misión encomendada.

Bueno, como se puede observar siempre es posible introducir nuevos términos o conceptos en el complejo mundo de las herencias y testamentos, seguiremos con esta labor en próximas entradas, sumando y explicando más, todos los conceptos relacionados con ello.

Cómo queda mi cónyuge ante mi muerte

Al dolor y drama que acompaña la pérdida de la persona con la que has compartido proyecto de vida se le suma la realidad patrimonial. Nuestro Código Civil reconoce el derecho al usufructo del domicilio familiar al sobreviviente. En sucesiones ab intestatio también se reconoce la posibilidad de gozar de parte del patrimonio. A todo esto luego dependerá de si vivimos en comunidades con Derecho Foral propio. Allí las disposiciones propias serán las que marquen el cómo queda el cónyuge sobreviviente. Si a eso le unimos los acuerdos pre-nupciales acerca del régimen de bienes, todo puede complicarse más aún. En muchas ocasiones decidimos una cosa al principio de la relación, como medida de protección, pero a lo largo de la vida empieza a carecer de sentido. Y no es inusual que nadie repare nunca en corregir esas medidas. Hasta que es tarde y ya tienen imposible su solución.

Cómo puedo proteger mi cónyuge ante mi fallecimiento

Siempre os hablamos de lo necesario de planificar la sucesión, para que llegado el momento todo sea más fácil. Es cierto que la planificación de la sucesión no es algo inamovible. Al contrario puede ir variando con el paso de los años. Debemos dejar constancia de esas variaciones antes de que no quede tiempo para ello. Para proteger a nuestro cónyuge hay medidas previas a contraer matrimonio y las que podemos hacer a la hora de testar.

El régimen de gananciales

Sin duda es una de las medidas más simples que podemos tomar. Esta es previa al enlace matrimonial, nos aseguramos que los bienes contraídos en la vigencia del matrimonio son al cincuenta por ciento de cada cónyuge. ¿Qué podría hacernos decantar por otro régimen de gananciales? Pues es obvio que cuando existan intereses que no permitan una unidad de acción patrimonial. En donde opera el Código Civil este régimen es el que hay por defecto. En territorios con derecho foral no es así, y para hacerlo se deben otorgar capitulaciones matrimoniales.

Usar el testamento a su favor

Esta medida es posterior al matrimonio y entra ya dentro de la planificación de la herencia. Para ello usaremos el tercio de libre disposición para que el cónyuge tenga de por si una parte del patrimonio a su favor. Es una medida útil de no estar en régimen de gananciales. Otra fórmula que podemos emplear en el testamento es dejar al cónyuge el usufructo de los bienes. Protegemos a los hijos que no pierden sus derechos hereditarios. Al tiempo que no dejamos en indefensión al cónyuge sobreviviente. Un usufructo vitalicio es aplicable a vivienda, y otras propiedades rústicas o muebles. Se da con la condición de que el usufructuario lo mantenga en buenas condiciones e

Pero a la vista de todo lo expuesto seguro que os preguntáis, ¿cómo es posible dejar al cónyuge desprotegido? Lo cierto es que a poco que estemos «listos» proteger a mi cónyuge ante mi fallecimiento es algo sencillo. Pero no todo en la vida es tan fácil como aparenta, ¿verdad?

Causas que dejan indefenso al cónyuge sobreviviente

Sin duda la opción de elegir la separación de bienes es una causa de des-protección del cónyuge. Lo que era una buena idea al formalizar la relación con el paso del tiempo y sin remediarlo puede provocar desamparo a la hora de que uno de los dos falte. Sobre todo cuando entre ambos existen desigualdades patrimoniales notorias. Algo que es muy factible en el contexto de nuestra sociedad, en la que una parte de la pareja tiende a asumir los cuidados de los hijos en detrimento de su carrera profesional.

Dejadez con las cuestiones testamentarias y la realidad social. Es muy habitual conocer parejas que han rehecho su vida, traen de la anterior relación hijos. En la nueva relación se tienen otros hijos en común. En el mejor-peor de los casos alguno o ambos hicieron testamento en su primera relación matrimonial. La mayoría de ellos no entienden la necesidad de hacer testamento con la nueva realidad. Qué decir si en esta nueva relación no existe el vínculo del matrimonio, las cosas se complican.

 

Herencias: partición de la herencia

Uno de los momentos más delicados del reparto de las herencias es sin duda la partición de las mismas, el proceso perfectamente regulado puede traer consigo tensiones y discrepancias entre los legítimos herederos, por ello es un tema del que debemos seguir hablando y dar más datos sobre las distintas opciones y variantes que podemos encontrarnos, hoy vamos a abordar algunas de esas cuestiones.

En el Bufete, por la experiencia de nuestro abogado herencias, tratamos con muchos casos, y cada uno de ellos con distintas peculiaridades, tanto en la gestión del testamento como llegado el caso en la partición y reparto del mismo, si necesitáis de asesoramiento legal en alguna de estas cuestiones, podéis poneros en contacto con nuestro Bufete, sin compromiso, en los medios que tenemos disponibles, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 

Herencias: quién hace la partición

Como ya hemos hablado en otros artículos, existen dos escenarios diferentes a la hora de la partición y reparto de las herencias, si se ha otorgado testamento o si no se ha otorgado testamento. Ante ambos escenarios se actúa como sigue:

  • Si se ha otorgado testamento, hay dos opciones, ene el propio testamento ya se ha incluido la partición de la herencia, o que este designado aquel que debe realizar la partición. En el primer caso la partición o distribución de los bienes se respeta, salvo que afecte a los herederos forzosos. Y en el segundo caso si los herederos no están de acuerdo con la valoración y/o el reparto de los bienes de la herencia podrán impugnar la partición.
  • Si no se ha otorgado testamento: lo más sencillo en este caso es que los herederos puedan llegar a un acuerdo de cómo distribuir la herencia, si existen herederos menores de edad, deben estar representados por quien pueda defender sus derechos. En el caso de que los herederos no sean capaces de llegar a un acuerdo de distribución se acudirá a la división judicial de la herencia.

Partición de herencias: cómo se hace

Al fallecimiento de una persona que no ha otorgado testamento, lo primero que se debe hacer antes de la partición y adjudicación de la herencia es determinar quién es heredero de la misma, este acto se denomina declaración de herederos o declaratoria de herederos. Existen dos formulas para llevarla a cabo, ante Notario en el lugar de residencia del fallecido si los herederos son el cónyuge, los descendientes o los ascendientes del fallecido. O ante un Juez del lugar de residencia del fallecido, si los herederos son personas distintas a las anteriores.

Una declaración judicial de herederos se debe solicitar por escrito ante los Juzgados de Primera Instancia, a la misma se le debe adjuntar el certificado de defunción, el certificado de últimas voluntades, el de matrimonio si existiese, y todos los documentos que sean susceptibles de demostrar o acreditar parentesco con el fallecido. La formulación de esta solicitud, puede ser por uno de los herederos en nombre de todos ellos.

Disolución de la sociedad conyugal y la colación

El fallecimiento de uno de los cónyuges conlleva la disolución del régimen económico matrimonial, esto influye necesariamente en la división de la herencia, pues se debe determinar que bienes y cuales no, son patrimonio del que ha quedado viudo y qué otros lo son del fallecido. Realizada ante Notario, es susceptible de impugnación si los herederos forzosos sostienen que les perjudica en sus derechos. En el caso de que existan donaciones en vida de padres a hijos, si no se indica lo contrario, se entienden que son adelantos a la parte correspondiente de herencia que les toca, por lo tanto el valor de la donación se resta de la cuota que le corresponde de herencia. El término técnico de esta acción es la colación de la herencia.

Otras cuestiones

Entre otras cuestiones alrededor de las herencias, su partición y reparto, nos encontramos siempre ante algunas dudas como quién corre con los gastos de la partición de la herencia, bien pues si la partición se ha realizado para el beneficio de todos los herederos, los gastos corren a cuenta de la masa hereditaria, y si ha beneficiado a un único heredero correrán a cargo de éste.

En el supuesto de que la herencia se vea afectada por deudas sin saldar por parte del fallecido, se dan algunas variables que pueden incidir en el proceso de partición y reparto de la herencia, tanto es así que los acreedores pueden oponerse a la partición de la misma, hasta o que bien les sean abonadas las cantidades adeudadas o se asegure el pago de las mismas. En ningún caso podrán exigir la división judicial de la herencia. Para poder oponerse a la partición deben darse alguna de estas circunstancias, estar identificados en el testamento, que sean reconocidos por los h

Vender los derechos hereditarios

Es normal que los herederos piensen que al fallecimiento del poseedor de un determinado bien, del que ellos son legítimos herederos, pueden inmediatamente disponer del mismo y vendérselo a un tercero, y no es exactamente así, los bienes de una herencia no pueden ser vendidos hasta que no son adjudicados formalmente al heredero, o bien con el procedimiento judicial del que ya hemos hablado, o con la escritura de partición y adjudicación de herencia que se realiza ante un Notario. Es decir que ni siendo el heredero único de una herencia se podrá disponer de los bienes hasta su correcta adjudicación.

División judicial de la herencia

Hoy vamos a hablar del procedimiento de división judicial de la herencia, que se trata de un procedimiento especial de la división de patrimonios. Este procedimiento se encuentra recogido en la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su Título Segundo, De la división judicial de patrimonios, Capítulo Primero De la división de la herencia, de los artículos 782 al 805, divididos en tres secciones:

  • SECCIÓN 1: Del procedimiento para la división de la herencia,
  • SECCIÓN 2: De la intervención del caudal hereditario,
  • SECCIÓN 3: De la administración del caudal hereditario.

Qué es la División Judicial de la Herencia

Al contrario de lo que se podría pensar por su nombre no se trata de ningún proceso contencioso. Esto es no hay juicio, se trata de un procedimiento recogido en la Ley de Enjuiciamiento Civil y regulado en el Código Civil. El proceso se inicia con escrito de solicitud de algún coheredero o legatario de parte proporcional. Esta solicitud debe incluir:

  • el certificado de defunción del causante
  • la presentación del certificado de últimas voluntades
  • un testamento si lo hubiese
  • y un acta de declaración de heredero.

Así las cosas una parte interesada en la Herencia pide la división de la herencia, para ello se cita a todas las partes en lo que se llama Junta de Herederos. Si entre los herederos hay algún menor o incapacitado se deberá personar el Ministerio Fiscal, si estos no tienen representante legal. La parte que ha iniciado el proceso puede aportar una propuesta de inventario, que es el objetivo final de esta Junta de Herederos. El resto de las partes podrá o no aceptar lo propuesto por el iniciante.

Requisitos para una División Judicial de la Herencia

¿Cómo sabemos el Tribunal que se ha de hacer cargo de la división? Pues con el domicilio del fallecido. El Tribunal competente es siempre el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o último domicilio conocido del causante. En casos de muerte en el extranjero se debe dirimir la competencia. Según recoge el  artículo 52.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, corresponderá al Juzgado de Primera Instancia del último domicilio o en aquel donde estén localizados la mayoría de los bienes de la herencia.

El proceso de Partición Judicial de la Herencia

Cuando se admite a trámite la solicitud que inicia la división judicial se redacta un auto en el que se explican las medidas a tomar. Se procede a intervenir el caudal hereditario. Se formaliza un inventario de los bienes y se llama a la Junta de Herederos. Esa Junta de Herederos está formada por los herederos que marca la Ley. Los legatarios de parte alícuota. El cónyuge del fallecido en caso de sobrevivir a éste. El Ministerio Fiscal si alguna de las pares es menor o incapacitado sin representación legal, o si hay algún heredero en paradero desconocido. Y por último los acreedores que se hayan personado en el procedimiento.

En la Junta de Herederos se nombra al contador-partidor, y a los peritos necesarios para evaluar el inventario. El contador-partidor debe proceder a la división del patrimonio y los bienes. Se atenderá en principio a lo indicado por el testador, si existen esas indicaciones. Pero en todo caso se debe hacer con respeto a la Ley vigente. Esto es si las indicaciones del testador entran en conflicto con la Ley, se debe acatar esta última. Tiene un plazo de dos meses para presentar al división judicial ante el Juzgado. Desde allí se traslada a las partes el mismo. Las partes tienen diez días para oponerse a la misma.

Legatario y heredero, qué son

Es importante conocer las diferencias entre legatario y heredero. Lo mejor es saber qué es cada una de estas figuras. Así el heredero es aquel que sucede al causante en la titularidad de bienes y deudas. Lo hace a título universal. El legatario es el que solo adquiere bienes concretos del causante, y en ningún caso debe responder por el pasivo de la herencia. Heredero es el que sucede a título universal y el legatario a título particular, así de simple.

Diferencias entre legatario y heredero

La primera gran diferencia es sin duda la que anticipamos en su naturaleza. Un heredero sucede en el conjunto patrimonial del causante, tanto en el activo como en el pasivo. Esto implica que sucede en derechos y obligaciones, salvo que se extingan a la muerte del causante. Y el legatario solo lo hace en aquellos bienes que el testador haya indicado. Esta diferencia no es sutil pues en el caso del heredero emana de la propia Ley, y la de legatario de la voluntad del testador.

Ese papel de simple adquiriente del Legatario le exime de las responsabilidades de un heredero. Tales como pago de deudas o defensa del patrimonio del testador. Los legados se adquieren sin mediar aceptación, la herencia se ha de aceptar. Un legatario no está obligado a colacionar. Son los herederos o los albaceas los que entregan los bienes al legatario. Y un legatario no interviene en la partición de la herencia.

Cómo se divide una herencia

Si tienes dudas o quieres hablar con un especialista recuerda que nuestros abogados expertos en herencias te podrán ayudar y asesorar en todo lo que necesites.

A la hora de la división de una herencia podemos encontrarnos en principio ante tres escenarios bien diferenciados, que exista testamento y en él la persona fallecida dejase ya indicada la división de la herencia, lo que puede hacerse indicando qué bienes deja a cada uno de sus herederos o indicando las fracciones que le otorga a cada uno sin entrar en qué bienes son, para lo que podrá nombrar a lo que se conoce como contador-partidor, que no exista testamento, sobre esta posibilidad y qué sucede cuando un fallecido no deja testamento, ya os hemos hablado en el Blog, se procede a llamar a los herederos ab intestato, pudiendo llegar entre ellos a la división sin más problemas, o por último podemos encontrarnos ante la situación, bastante más habitual de lo que se cree, de que los herederos o no se pongan de acuerdo o no estén conformes con la división de la herencia y es aquí donde aparece el procedimiento de división judicial de la herencia. Resumiendo las tres posibilidades son:

  1. existe testamento y en él está ya la división de la herencia,
  2. no existe testamento, se llama ab intestato a los herederos que acuerdan la división de la herencia,
  3. los herederos no están de acuerdo con la división de la herencia o no se ponen de acuerdo, se procede a la división judicial de la herencia.

Discrepancias en la distribución o reparto

La larga experiencia del bufete nos ha demostrado lo frecuente de que entre herederos haya discrepancias, o bien en la distribución de los bienes de la herencia y también en la valoración de esos mismos para el posterior reparto. Para intervenir en estos conflictos existe la división judicial de herencia, lo primero que hay que saber sobre este procedimiento es que no es un proceso contencioso, sino un procedimiento de jurisdicción voluntaria.

Todo se inicia cuando una de las partes, un heredero, realiza la correspondiente demanda, se cita en secretaria a todas las partes para lo que se conoce como Junta de Herederos, su propósito es conseguir una «propuesta de inventario» de los bienes de la herencia, en principio si la parte que ha iniciado el proceso trae su propio inventario, que puede o no ser aceptado por el resto de herederos. Si la respuesta es negativa se abrirá juicio verbal en presencia ya del Juez, allí se planteará el conflicto, las partes presentarán sus alegaciones y el juez dictará sentencia.

Ya con el acuerdo previo sobre el inventario o la sentencia correspondiente, se pasará a la fase del nombramiento de Perito y de Contador-partidor, la labor del perito o peritos, será la de calcular los valores de los distintos bienes, una vez que tenga su valoración y exista el consenso de las partes empezará su trabajo el Contador-partidor, que no es otro que ajustar particiones de los bienes ciñéndose a lo dispuesto por el testamento. De nuevo si no existiera acuerdo en las valoraciones del o los peritos, se pasaría a un nuevo juicio verbal, en el que el juez escucharía a los peritos de parte y decidiría que valoración se usará en el proceso del Contador-partidor.

Si queréis ampliar información o incluso realizar una consulta sobre vuestro caso, ya sabéis que desde nuestra web podemos ayudaros con una primera consulta gratuita o bien os podemos citar en el despacho, llamándonos al teléfono 91 575 90 82 y comentarlo con detenimiento igualmente sin compromiso alguno por vuestra parte.

División judicial de la herencia: procedimiento

La distribución entre los coherederos del caudal hereditario existente, conlleva la puesta en marcha de tres fases que pueden simultanearse, las tres fases o actuaciones necesarias para ello son:

  • la división de la herencia, en esta fase han de valorarse los bienes que corresponden a la herencia, hacer un inventario, la valoración de los mismos, su división y adjudicación a cada heredero,
  • la intervención de la herencia, esta fase tiene por objeto asegurarse de que los bienes mantengan su forma y valor para no causar perjuicio a los herederos, aquí se pretende entre otras cosas que no se sustraigan o que no sean ocultados,
  • la administración de la masa hereditaria, es decir se nombra a quien debe gestionar la herencia mientras dura el proceso de división judicial de la herencia.

Quién puede solicitar la división judicial de la herencia

Como ya hemos indicado antes la división judicial de la herencia no es un proceso contencioso, por lo tanto su inicio no es a resultas de una demanda, nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil, denomina a la formula de inicio como «escrito de solicitud»,  para la presentación de este escrito de solicitud se debe ser heredero o legatario de parte alícuota, y esa condición se debe documentar con el certificado de defunción, la presentación del certificado de últimas voluntades, un testamento, un acta de declaración de heredero o en su caso un auto judicial donde se indique esa condición. El escrito deberá indicar si se cree necesario que se realice la intervención de la herencia y su inventariado.

División judicial de la herencia: quién es competente

Sobre que Tribunal es competente para la división judicial de la herencia es fundamental el domicilio del fallecido, así será competente el Juzgado de primera instancia del lugar donde tuviese el último domicilio conocido, si la muerte le encuentra en el extranjero se procederá a dirimir la competencia del mismo modo, adjudicándola al Juzgado de primera instancia correspondiente al último domicilio o el que corresponda con la localización de la mayoría de los bienes, como reza en el Artículo 52 punto Cuatro de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Artículo 52 Competencia territorial en casos especiales

4.º En los juicios sobre cuestiones hereditarias, será competente el tribunal del lugar en que el finado tuvo su último domicilio y si lo hubiere tenido en país extranjero, el del lugar de su último domicilio en España, o donde estuviere la mayor parte de sus bienes, a elección del demandante.

Acreedores: pueden intervenir en el proceso

Se prevé que los acreedores puedan intervenir en el proceso de división judicial de la herencia, para observar que ésta no se realice en fraude o en perjuicio de sus intereses y derechos, para ello y siempre sin entorpecer las actuaciones de la división, podrán ejercer todas las acciones que les correspondan, si estuviesen reconocidos como acreedores en el testamento pueden oponerse a la partición hasta que no se les abone las deudas correspondientes.

Convocatoria de Junta de Herederos

Una vez admitida a trámite el escrito de solicitud, se realiza un auto en el que se puede acordar la intervención del caudal hereditario y el inventario del mismo, tanto por petición del que presentó la solicitud, como si el Juzgado lo estima pertinente.

  • se admite a trámite la solicitud, con auto explicando las medidas a tomar,
  • se interviene el caudal hereditario y se formaliza el inventario de los bienes,
  • el Secretario Judicial convoca a la Junta de Herederos previa citación.

Los citados por el Secretario Judicial serán los siguientes:

  • los herederos legales,
  • los que sean legatarios por parte alícuota,
  • en caso de sobrevivir al finado su cónyuge,
  • al Ministerio Fiscal, que velará por los intereses de las partes que por algún motivo no tengan representación en el procedimiento, (menores, incapacitados, herederos en paradero desconocido…)
  • a los acreedores de los herederos si se han personado en el procedimiento.

Artículo 164 Comunicación edictal

Cuando, practicadas en su caso las averiguaciones a que se refiere el artículo 156, no pudiere conocerse el domicilio del destinatario de la comunicación, o cuando no pudiere hallársele ni efectuarse la comunicación con todos sus efectos, conforme a lo establecido en los artículos anteriores, o cuando así se acuerde en el caso a que se refiere el apartado 2 del artículo 157, el secretario judicial, consignadas estas circunstancias, mandará que se haga la comunicación fijando la copia de la resolución o la cédula en el tablón de anuncios de la oficina judicial de conformidad con la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia, salvaguardando en todo caso los derechos e intereses de menores, así como otros derechos y libertades que pudieran verse afectados por la publicidad de los mismos. Tal publicidad podrá ser sustituida, en los términos que reglamentariamente se determinen, por la utilización de otros medios telemáticos, informáticos o electrónicos.

Sólo a instancia de parte, y a su costa, se publicará en el «Boletín Oficial» de la provincia, en el de la Comunidad Autónoma, en el «Boletín Oficial del Estado» o en un diario de difusión nacional o provincial.

En todo caso en la comunicación o publicación a que se refieren los párrafos anteriores, en atención al superior interés de los menores y para preservar su intimidad, deberán omitirse los datos personales, nombres y apellidos, domicilio, o cualquier otro dato o circunstancia que directa o indirectamente pudiera permitir su identificación.

En los procesos de desahucio de finca urbana o rústica por falta de pago de rentas o cantidades debidas o por expiración legal o contractual del plazo y en los procesos de reclamación de estas rentas o cantidades debidas, cuando no pudiere hallársele ni efectuarle la comunicación al arrendatario en los domicilios designados en el párrafo segundo del apartado 3 del artículo 155, ni hubiese comunicado de forma fehaciente con posterioridad al contrato un nuevo domicilio al arrendador, al que éste no se hubiese opuesto, se procederá, sin más trámites, a fijar la cédula de citación o requerimiento en el tablón de anuncios de la oficina judicial.

Bien la Junta de Herederos, será presidida por el Secretario Judicial en la fecha y hora que se señalase en las citaciones, no es preciso una asistencia mínima para que sea válida la constitución de la misma, pero ante la asistencia a la misma se podrán adoptar estas soluciones:

  • ante la ausencia de todos los interesados, se archivará el proceso, lo que conlleva la suspensión de la intervención de la herencia o su inventariado en el caso de haber sido solicitado,
  • si asiste uno o más de los interesados, se celebra la Junta.

En la Junta de Herederos se podrá acordar el nombramiento del contador-partidor, así mismo los peritos que deban realizar el inventario de los bienes, en ningún caso más de uno por cada clase de bien a valorar. Y si no se llega a una posición de mutuo acuerdo en el nombramiento del contador se realiza un sorteo entre peritos judiciales.

La división de la herencia y su reparto

El contador-partidor deberá proceder a la división de la herencia atendiendo a la Ley vigente, o si por el contrario el testador hubiese indicado en el testamento otras reglas o disposiciones acerca del inventario, liquidación y la división de los bienes pertenecientes a la herencia, deberá seguir esas indicaciones siempre y cuando no entren en colisión con los derechos legítimos de los herederos forzosos. Seguirá no obstante criterios lógicos en la división de los bienes.

El resultado de la división del contador-partidor será presentado en un plazo de dos meses desde su inicio, presentará al Juzgado un escrito que debe contener:

  • el inventario o relación de los bienes susceptibles del reparto,
  • la valoración de los mismos,
  • y la división y por consiguiente adjudicación de los bienes entre las partes.

Una vez en su poder, el Secretario Judicial trasladará a las partes la decisión de división de la herencia, estas tendrán diez días para oponerse a la misma si consideran que es contraria a sus derechos e intereses, en esos diez días las partes examinarán en la oficina judicial los autos, y siempre a su costa podrán solicitar copias de las mismas. Ante la conformidad de las partes del escrito presentado por el contador-partidor el Secretario Judicial dictará decreto en el que se apruebe la división de la herencia.

Si alguna de las partes se opone a la división marcada por el contador-partidor, en los diez días siguientes se convocará al contador-partidor y a las partes a comparecer ante el Tribunal, para dilucidar las discrepancias.

Una vez que sea ya firme la resolución de la división judicial de la herencia, el Secretario Judicial procederá a entregar los bienes que correspondan a cada parte, según la adjudicación diseñada por el contador-partidor, así como los títulos de propiedad de esos bienes.

Os hemos preparado un vídeo, donde os explicamos mucho mejor y en unos pocos minutos todo el procedimiento de división judicial. Un saludo.

 

© Vilches Abogados 2020 - Política de Cookies y Términos legales - Vilches Abogados Madrid