• _2016-10-20

Difusión de vídeos íntimos sin consentimiento


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

La difusión de vídeos íntimos sin consentimiento ha vuelto a ser noticia en los últimos días. Hace ya algunos años el caso de una concejala de un pequeño pueblo de Toledo lo puso en el epicentro de las noticias. Aquel caso entre otras cuestiones, dejo en evidencia un vacío legal, aprovechado por desalmados e imprudentes. Una posterior reforma del Código Penal, subsanaba en parte aquel despropósito jurídico. Pero a la luz de los últimos acontecimientos parece que la reforma no ha surtido ningún efecto “educativo”.

El marco jurídico que nos otorgamos como Estado de Derecho, debiera no solo servir como instrumento de castigo de conductas ilegales. Debiera ser un instrumento educativo. Con el que los ciudadanos entiendan porqué algunas de sus acciones son constitutivas de delitos. Así como el alcance de algunas conductas poco meditadas. Como puede ser la difusión de mensajes y otros contenidos en redes sociales, o por medios tecnológicos.

Un ciudadano debidamente formado, y con unos claros principios morales y éticos, debería entender el alcance de sus acciones. En ocasiones por omisión o por acción, somos responsables de conductas que rayan, cuando no traspasan los márgenes de la legalidad. Si los principios morales y éticos, no bastan para entender que no podemos difundir cualquier contenido que llega a nuestras manos. Debería ser el conocimiento de las Leyes el que nos hiciese desistir de esa compulsiva necesidad de reenviar todo lo que nos llega, sin discriminar que esté bien o mal.

La difusión de vídeos íntimos, que no tienen objeto comercial está perseguida por la Ley. Si a alguno de nuestros dispositivos llegase un vídeo de esa índole, deberíamos hacer ver al remitente que su conducta es presuntamente ilegal, y deberíamos dar cuenta de ello a las autoridades. Los ciudadanos tenemos la obligación de denunciar todas las actividades ilegales de las que somos testigos. Es la mejor forma de hacer comunidad, no permitir que los que delinquen campen a sus anchas. Y que los perjudicados por sus acciones no obtengan compensación legal ni moral por ello.

Difusión de vídeos íntimos - Vilches Abogados Madrid

Abogados Penalistas Madrid

Tenemos los mejores abogados penalistas a tu disposición, aquí en Vilches Abogados de Madrid. Si precisas de nuestros servicios para iniciar acciones penales contra terceros. Para la defensa de tus derechos, de todos tus derechos reconocidos en nuestro marco jurídico. Ponemos a tu servicio nuestro conocimiento del Código Penal, y de los entresijos de la Justicia, para hacer valer tu causa.

Cada caso precisa de una estrategia concreta, no siempre se puede usar la misma línea. Usando razonamientos y pruebas, dejaremos fuera de toda duda que la razón está de tu parte. Si necesitas los servicios de un abogado penalista, dirígete a nuestros despachos. El de Madrid Capital, el de Las Rozas de MadridO también en el despacho de Majadahonda, por los medios que tenemos disponibles. Nuestro chat online de la esquina derecha. En la página de contacto de la web. También en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso. El único compromiso existente es el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Difusión de vídeos íntimos, en el Código Penal

Para tener clara las repercusiones de algunas de nuestras acciones debería ser lectura obligada el articulado del Código Penal. Para la difusión de vídeos íntimos, deberíamos empezar con el Artículo 197. Un artículo que ha sido modificado con la última reforma del Código Penal de 2015. Que en parte ayuda a “tapar” resquicios que deja nuestro Código en relación con las nuevas tecnologías. Pero que a día de hoy sigue yendo a remolque de la realidad digital y tecnológica. Empieza el citado artículo así:

1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

En su segundo punto confirma las mismas penas para el que sin estar autorizado: se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero. Datos reservados de carácter personal o familiar, de un tercero. Registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos. O en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Mismas penas para quien acceda por cualquier otro medio a los mismos. Al que los altere o los use en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.

La difusión o revelación

El séptimo punto del Artículo 197, se refiere al castigo del que difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones de una persona. El contenido exacto es el que sigue:

7. Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona.

La pena se impondrá en su mitad superior cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa.

No contribuyas a la difusión de este tipo de contenido

Esta sería la primera regla que rigiera en un uso responsable de las redes y medios de comunicación. No contribuir a la difusión de este tipo de contenido. Contenido íntimo grabado por personas adultas en el ejercicio de su libertad sexual. Pero que en ningún caso nos faculta al resto a su exhibición. Porque si hoy no entendemos que es la esfera privada de conciudadanos nuestros, mañana estaremos expuestos al mismo trato. Ni que decir tiene si las imágenes son de menores, más despreciable aún su difusión y por lógica más castigados por la Ley. Hasta nueve años de prisión si la víctima es un menor. Porque tenemos que interiorizar que los protagonistas de esas grabaciones, difundidas sin consentimiento son víctimas. Y nosotros de re-difundirlas somos actores cómplices del delito cometido.

Blog Attachment
  • difusion-de-videos-intimos-vilches-abogados-madrid
  • difusion-de-videos-intimos-vilches-abogados-penalistas-madrid
Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR