• _2018-01-04

Usufructo, disfrutar de un bien en herencia sin tener la propiedad


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

En nuestro Blog hemos hablado en numerosas ocasiones de herencias y testamentos. Se debe a nuestra especialización en Derecho Hereditario, disponemos de un grupo de Abogados expertos en Herencias. Así las cosas hemos hablado desde herencias sin testamento, hasta de cómo se puede impugnar un testamento. Quizás hemos pasado demasiado por encima de un derecho real recogido en nuestra legislación, el usufructo. Hoy vamos a detenernos en él, explicaremos en que consiste, cómo se recibe, y de límites y obligaciones del usufructo.

Los favorecidos por la herencia

Da igual que ante una herencia exista o no testamento, sea como fuere en nuestro país a quien favorece el derecho hereditario es a la descendencia. En principio serán los hijos los receptores de al menos dos terceras partes de los bienes de la herencia. Es lo que hemos explicado en otras ocasiones la legítima. Una cuestión no menor en el Derecho Hereditario es la posición, claramente, de desventaja del cónyuge que enviuda. Para solventar en parte esa cuestión existe el derecho al usufructo. Este derecho nos permite disfrutar de bienes sin poseer la propiedad de los mismos. El ejemplo más evidente es el de casa familiar. El cónyuge del fallecido podrá seguir usando la misma aún sin ser el propietario de la misma. Bajo que condiciones se puede heredar en usufructo:

  • se podrá usar el bien sin ser el propietario,
  • no podrá en ningún caso vender ese bien, aunque sí podrá alquilarlo e ingresar las rentas de ese alquiler,
  • debe mantener en buen estado el bien en usufructo,
  • deberá abonar los impuestos generados por el bien y avisar de reparaciones en el mismo.

Este derecho al usufructo, genera lo que conocemos como propietarios nudos. Aquellos que heredan bienes que no pueden disfrutar. Al menos hasta que cese la situación de usufructo.

Recibiendo el usufructo

Cuando existe testamento por lo general se limita el uso de los bienes por un plazo de tiempo.  Esto podría ser una cantidad especifica de años, veinte por ejemplo o durante toda la vida del que recibe el usufructo. Recogido en testamento estaríamos hablando de usufructo voluntario. Es posible que lo recibido sea una cantidad de dinero, el beneficiario recibirá los intereses generados y podrá disponer de esa cantidad. Ahora bien al finalizar el plazo deberá reponer esa cantidad.

Si no existe testamento nos referimos al usufructo legal. Este es el que determina la legislación vigente, el plazo es de por vida del que recibe el bien. Así puede dejar de tener efecto al fallecimiento de la persona o si ésta deja de usarlo por un periodo de tiempo determinado. Por ejemplo si se trata de un inmueble ese periodo de tiempo es de treinta años. Por lo general es fácil que el usufructo no encuentre oposición por parte de los herederos forzosos. Pero no es improbable que exista. En previsión de esta postura se puede usar por ejemplo la Cautela Socini, de la que ya hemos hablado en otra ocasión.

Características del usufructo

Un usufructo es un derecho real, este derecho recae sobre cosas, ya sean bienes muebles o inmuebles. Establece una relación entre la persona beneficiada y cosas materiales. En ningún caso podrá recaer sobre otros derechos personales. Solo sobre los derechos reales como la propiedad, la servidumbre o la hipoteca. Este tipo de derechos son los denominados “Erga Omnes”. Pueden oponerse frente a todos. Es decir los derechos reales permiten ir contra los que no respeten este derecho. Como titulares de terrenos podemos impedir el paso de otros por ellos. Excepto de existir el derecho natural de servidumbre, al que tendremos que atender.

Una de las características principales del usufructo como derecho real que es, es la posibilidad de inscribirlo en el registro mercantil. Cuando un derecho queda registrado en el registro, cualquier persona puede tener constancia de su existencia, y al tiempo se verá obligado a respetarlo. Aunque la inscripción no es necesaria para que el derecho exista, es conveniente para poder usar los efectos de los “Erga Omnes”.

Límites y obligaciones del usufructo

Una condición evidente para disfrutar de un bien en usufructo es devolver el bien en perfecto estado de conservación. Esto obliga al beneficiado por el usufructo ha usar el bien de forma correcta. Al tiempo deberá atender si se precisan las distintas operaciones de mantenimiento y reparación del mismo. El usufructuario debe atender las reparaciones ordinarias que sean asimilables al uso del bien. Las reparaciones extraordinarias y/o urgentes, serán atendidas por el propietario del bien. En ocasiones el propio usufructo tiene unas limitaciones, es decir que no se extiende sobre todos los elementos del bien. Así las cosas se disfruta parcialmente del bien.

Este derecho puede limitarse en el tiempo como ya hemos dicho. Bien por un plazo temporal o por el cumplimiento de algunas condiciones concretas. Por lo general ese plazo se extiende hasta la muerte del beneficiado. Pero no sería extraño que se alargue a una segunda generación. El beneficiado podrá disfrutar en primera persona del bien. O podrá arrendar o enajenar su derecho de usufructo a un tercero. Esto no influirá por supuesto en el plazo temporal marcado para el usufructo principal. Al tiempo es el beneficiado por este derecho el que debe responder por los daños que el bien pueda recibir por parte de quien lo arrendase o lo hubiese recibido en cesión.

Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR