Cómo reclamar deudas entre particulares - VIlches Abogados
como reclamar deuda a un particular

Cómo reclamar deudas entre particulares

Si alguna vez se ha visto en la situación de tener que cobrar una deuda, probablemente sepa que ya es un proceso complicado.

Máxime cuando se trata de reclamar deudas entre particulares. Los abogados para reclamar deudas en Madrid de Vilches Abogados explican qué se puede hacer en cada situación.

El cobro de una deuda no suele ser una situación agradable para ninguna de las partes implicadas. Pero, ¿qué ocurre si la persona a la que intentas cobrar no tiene papeles? Tal vez sea un familiar o un amigo, o tal vez sea una persona normal y corriente: ¿cómo puede demostrar que te debe dinero?

Por norma general, cuando se trata de deudas entre empresas o profesionales es habitual contar con todo tipo de pruebas documentales que corroboren la situación, como facturas, correos electrónicos, albaranes, recibos, etc.

Cuando la deuda es entre particulares, la situación se dificulta porque en la mayoría de los casos no hay ningún documento escrito que lo acredite.

La buena noticia es que, aunque les resulte difícil presentar pruebas de su deuda, hay formas de conseguir lo que se le debe. Ya sea un familiar, un amigo o un socio comercial, siempre hay algo concreto (y legal) que puede utilizarse como prueba de su deuda.

Autor:  Manuel Hernandez Colegiado nº 72539 del Colegio Oficial de Abogados de Madrid

Deudas entre particulares

Cuando prestas dinero a un amigo, familiar o conocido, a menudo es porque quieres ayudarle. Pero si no te devuelven el dinero a tiempo, puede ser frustrante y a veces incluso embarazoso.

El préstamo es un contrato privado entre dos personas que acuerdan las condiciones en las que una de ellas prestará dinero a otra durante un periodo de tiempo determinado por ambas partes o por el propio prestamista.

El prestatario debe pagar intereses sobre la cantidad prestada, salvo que se acuerde lo contrario por escrito.

Si has prestado dinero a un familiar, amigo o conocido y no te lo ha devuelto a tiempo, ¡no te preocupes!

Es importante saber que la prescripción de las acciones personales es de 5 años y el plazo empieza a correr desde el momento en que se pueden ejercitar, es decir, desde que se incumple la obligación o no se paga el préstamo.

 

Reconocimiento de deuda entre particulares

El reconocimiento de deudas es el acto de reconocer una deuda que aún no ha sido satisfecha. Puede hacerse de forma escrita u oral, aunque debe probarse sin lugar a dudas si es oral.

Si se utiliza la forma escrita, equivaldría a un negocio unilateral (ya que no es necesario que el acreedor esté presente) y también puede ser en forma de documento privado o público (si se hace ante notario).

Cuando reconoces una deuda, no sólo estás aceptando la deuda, sino que también vuelves a aceptar todos los elementos del contrato anterior que la originó.

Es como una segunda aceptación del contrato original. Eso significa que, si alguien intenta impugnar distintos aspectos del contrato original, tendrá que demostrar que estaban viciados desde el principio.

Si está pensando en firmar un reconocimiento de deuda, es importante examinar primero el contrato original. Esto le permitirá asegurarse de que no hay defectos en él y le ayudará a determinar si es o no una buena idea firmar este documento.

Reclamar una deuda a un amigo

Cuando intentas cobrar una deuda de un amigo, es importante saber que hay dos escenarios diferentes a considerar:

  1.  Si puedes aportar pruebas del préstamo, como un correo electrónico o un mensaje de texto que confirme los términos de la transacción, entonces puedes llevar el caso a los tribunales.
  2.  Si no tienes pruebas de la transacción, entonces tendrás que llevar tu caso fuera del tribunal y en su lugar tratar de resolverlo a través de negociaciones o mediación con tu amigo.

Si eres un prestatario y tienes un contrato de préstamo, puedes reclamar por impago ante los tribunales. Sin embargo, si el contrato no está en vigor, aún puedes reclamar, pero será más difícil probar tu caso.

Por ejemplo, si no hay registros de pagos o transferencias realizadas entre las dos partes, será más difícil demostrar que usted prestó dinero a otra persona.

Si necesitas reclamar una deuda, pero la transacción no tiene ninguna documentación, o no hay ningún contrato firmado por ambas partes, la única manera de demostrar que se le debe dinero es mediante un procedimiento extrajudicial.

Existen varias opciones de mediación y arbitraje, que generalmente implican que el beneficiario del préstamo reconozca su deuda.

Si este reconocimiento de deuda puede utilizarse en los tribunales después de que se haya cumplido o no el acuerdo, puede servir de base legal para emprender acciones contra ellos.

Recuperar un préstamos entre particulares

Dar dinero a su hijo es un gesto generoso, pero también puede ser confuso.

Si le das a tu hijo dinero para un apartamento, debes declararlo a las autoridades fiscales. Si no lo hace, le sancionarán.

Cuando dé dinero a su hijo como regalo, es importante asegurarse de que se declare como tal. De lo contrario, si Hacienda descubre que no se ha declarado como regalo y lo considera una herencia o donación, puede sancionaros a ambos, a ti por no declararlo y a tu hijo por recibirlo sin informar a Hacienda de su origen.

Si un padre se compromete a entregar a su hijo una determinada cantidad de dinero, que le será devuelta en un determinado plazo, estamos ante un préstamo entre particulares.

Está legalmente reconocido dentro del impuesto de transmisiones patrimoniales, en su modalidad TPO (transmisiones patrimoniales onerosas).

La importancia del contrato de préstamo radica en que la carga de la prueba de la existencia del préstamo corresponde a quien lo reclama.

Así lo establece el artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Corresponde al actor y al demandado reconviniente la carga de probar la certeza de los hechos de los que ordinariamente se desprenda, según las normas jurídicas a ellos aplicables, el efecto jurídico correspondiente a las pretensiones de la demanda y de la reconvención.
Artículo 217.2 LEC

Exista o no un contrato de préstamo entre particulares, el procedimiento para cobrar un impago entre particulares es el mismo.

Cuando prestas dinero a un amigo o familiar, necesitas saber que el acuerdo es válido. ¿Pero qué pasa si no hay un acuerdo escrito?

No hay que preocuparse: un contrato verbal sigue siendo 100% legal en España, y puede demostrarse mediante cualquier prueba aceptada por la ley (registros telefónicos, extractos bancarios…).

Así que lo más aconsejable es hacer el préstamo por transferencia. Así, ambos tendréis pruebas de cuándo se prestó el dinero.

Un gran problema de los acuerdos verbales entre particulares es que puede ser difícil demostrar quién debe a quién qué.

Por suerte para nosotros, la jurisprudencia española ha establecido que, salvo que se determine un plazo para la devolución de la cantidad prestada, la obligación de devolver el dinero comienza en el momento en que se nos solicita.

Procedimiento de reclamación

En primer lugar, intentaremos llegar a un acuerdo por teléfono o correo electrónico.

Si el prestatario se niega, enviaremos un burofax exigiendo la devolución del capital del préstamo.

También intentaremos negociar con el prestatario un pago a plazos, o incluso podemos ofrecerle una pequeña rebaja.

Por último, si nada de esto funciona, tendremos que presentar una demanda judicial.

Cuando necesitas que te paguen, sólo hay una cosa que puedes hacer: pedirlo amablemente. Pero si eso no funciona, quizá quieras considerar una solución legal.

En España existen dos posibilidades para reclamar el impago de un préstamo entre particulares: el procedimiento monitorio y el procedimiento declarativo.

El procedimiento monitorio está regulado en los artículos 812 y siguientes, y puede ser utilizado por cualquier persona que reclame a otra el pago de una deuda dineraria acreditada, líquida, determinada, vencida y exigible. Este procedimiento se suele utilizar cuando la reclamación es inferior a 6.000 euros.

Si su reclamación es superior a 6.000 euros -o si no es líquida- puede considerar la posibilidad de utilizar el procedimiento declarativo en su lugar. El procedimiento declarativo está regulado en el artículo 248 y, dependiendo de la cuantía reclamada, puede tener lugar de forma verbal o mediante un juicio ordinario (que consta de dos fases).

Cómo hacer la reclamación de la deuda a un particular

Cuando se está en proceso para reclamar una deuda a un particular, es importante conocer los requisitos y limitaciones legales.

En primer lugar, es aconsejable hacer un requerimiento del pago. Este se puede ejercer mediante la remisión de una carta o un burofax. También es válido el envío de mensajes de texto por teléfono móvil o correo electrónico. En estas comunicaciones se dará un plazo al deudor para que cumpla.

Y con la advertencia de que en caso de impago recurriremos a los tribunales para el cobro de la deuda, y haciéndole saber que todos los gastos que se deriven como consecuencia de ello serán a cargo del deudor.

Si después de esto, y comprobado que el deudor ha recibido todos nuestros requerimientos y exigencias de pago, debemos reunir toda la documentación pertinente de la que disponemos.

La ley establece que podemos cobrar las deudas mediante documentos firmados por deudor y acreedor; si estos documentos no existen, se puede utilizar en su lugar cualquier otro medio de prueba que documente su existencia.

Es decir: si no hay documentos firmados disponibles (por ejemplo, porque se han perdido), entonces cualquier otro documento que pruebe que hubo un acuerdo entre dos partes en el que una parte debía dinero a otra puede considerarse prueba suficiente contra ellas.

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que la deuda es exigible. Sólo entonces podremos iniciar el proceso de reclamación.

Debemos asegurarnos de que el consumidor no ha pagado ya la totalidad de su deuda, o si la ha saldado de otra manera. Esto puede hacerse solicitando una copia de sus extractos bancarios, o consiguiendo una carta oficial que confirme que ha pagado el dinero que debía.

Una vez hecho esto, es el momento de acudir a los tribunales para iniciar una acción judicial y reclamar nuestra deuda. La ley pone a nuestra disposición la posibilidad de hacerlo mediante:

  • Proceso Monitorio.
  • Proceso Verbal para deudas inferiores a 6.000 euros.
  • Proceso Ordinario para deudas superiores a esa cantidad.

Procedimiento monitorio para reclamar una deuda

El Procedimiento Monitorio es una alternativa eficaz a otros procedimientos legales que garantiza sus cuotas de forma fácil y segura.

Se trata de una opción muy popular entre los particulares. Este procedimiento de cobro de deuda se regula siguiendo la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Para ello, deberá presentar facturas, albaranes o recibos o documentos acreditativos de la deuda ante el Juzgado correspondiente, para requerir al deudor el pago.

El deudor demandado tiene tres opciones: pagar el importe total de la deuda; negarse a cumplir con el requerimiento de pago; incluso oponerse a su reclamación.

 

Para asegurarse de que dispone de los bienes que necesita para pagar sus deudas, es importante hacer un requerimiento. Si le deben dinero, puede hacer un requerimiento de pago en persona entregándolo en el domicilio del deudor.

El deudor debe recibir el requerimiento en el plazo de 20 días naturales desde su entrega. Si no responde en ese plazo, puede presentar un proceso ejecutivo para reclamar su deuda.

Sin embargo, si el deudor niega tu reclamación y alega que la deuda o parte de ella es inexistente o imputable, entonces se abrirá un proceso declarativo.

Además, si lleva tiempo con su acreedor y ha realizado los pagos puntualmente con anterioridad, puede presentar documentos de crédito y deudas habituales en su relación como prueba de impago.

Recuperar una deuda sin contrato

El Código Civil establece que un contrato es válido si cuenta con el consentimiento de ambas partes, obligándolas a cumplir lo pactado y sus consecuencias.

Aunque lo acordado no se haya plasmado por escrito, se puede exigir, ya que los contratos verbales se consideran válidos. Quien ha prestado dinero tiene la obligación de devolverlo, aunque no se haya firmado ningún documento.

Sin embargo, para recuperar el dinero que ha prestado, hay que demostrar que entregó el dinero, la cantidad, los términos acordados y que no fue un regalo o una donación.

Abogados en Madrid especialistas en reclamación de deudas

Cuando un prestatario y un prestamista se ven envueltos en una disputa por una deuda impagada, un abogado puede asesorar a ambas partes.

Nuestros abogados en Madrid te ayudarán a redactar el contrato del préstamo, incluyendo todas las cláusulas fundamentales, sus condiciones y las sanciones por incumplimiento.

Cuando el pago no se ha efectuado, hay que reclamar extrajudicialmente de forma amistosa.

Esta forma de reclamar aumenta las posibilidades de cobrar la deuda, ya que también puede servir para obtener una prueba de esta si no hay reconocimiento de esta, porque se ha hecho de forma verbal.

Si se necesita reclamar mediante una demanda, hay que reunir los documentos que acrediten lo que se pretende cobrar y presentarlos en su proceso judicial. Consúltenos sin compromiso.

 

Si necesitas ayuda personalizada para tu caso, quieres comentarnos tu situación o necesitas asesoramiento te recordamos que puedes solicitar una cita o video cita online en cualquiera de nuestros despachos:

  1. Madrid
  2. Las Rozas
  3. Móstoles
  4. Majadahonda
  5. Torrejón de Ardoz
  6. Tres Cantos
  7. San Sebastián de los Reyes

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Vilches Abogados 2020 - Política de Cookies y Términos legales - Vilches Abogados Madrid