• _2016-11-07

Penas accesorias, disposiciones comunes


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (12 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Y terminamos con el Libro Primero del Código Penal, y su sección quinta de las Penas accesorias. Incluido en el Capítulo Primero, de las penas sus clases y efectos, del Título Tercero de las Penas. Se trata de la Sección Sexta, las disposiciones comunes a las penas accesorias. De los Artículos 58 al 60 del Código Penal.

Abogados Penalistas en Madrid

En Vilches Abogados, tenemos abogados penalistas para todo lo que precises. Te representarán ante los tribunales de instrucción. Haciendo tareas de defensa o ejerciendo la acusación particular, según sea menester. Con una gran experiencia tanto con representados investigados, como demandantes de terceros. Planteamos la estrategia que más coviene seguir en tu causa. Con la defensa de los intereses de nuestro representado, por encima de todo. Siempre con un objetivo claro, usar razonamientos y pruebas, para demostrar que la razón está de nuestra parte.

Si precisas de los servicios de un abogado penalista, ven a nuestros despachos. El de Madrid Capital, el de Las Rozas de MadridO también en el despacho de Majadahonda, por los medios que tenemos disponibles. Nuestro chat online de la esquina derecha. En la página de contacto de la web. También en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso. El único compromiso existente es el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Penas accesorias, disposiciones comunes

Penas accesorias, disposiciones comunes

En esta Sección se dan las líneas a seguir sobre medidas cautelares impuestas previamente a la sentencia. Así cómo lo relativo a privaciones de liberta previas y cómo se han de abonar respecto de la pena impuesta en la sentencia. Sobre este último punto, el abono de la privación de libertad dice el Artículo 58:

  1. El tiempo de privación de libertad sufrido provisionalmente será abonado en su totalidad por el Juez o Tribunal sentenciador para el cumplimiento de la pena o penas impuestas en la causa en que dicha privación fue acordada, salvo en cuanto haya coincidido con cualquier privación de libertad impuesta al penado en otra causa, que le haya sido abonada o le sea abonable en ella. En ningún caso un mismo periodo de privación de libertad podrá ser abonado en más de una causa.

Se podrá abonar la prisión provisional, por otra causa, de oficio o a petición del penado. Se deberá comprobar previamente que no se haya abonado en otra causa. El encargado de hacerlo será el Juez de Vigilancia Penitenciaria, de la jurisdicción en la que se encuentre el centro penitenciario del penado. Siempre con la audiencia previa del ministerio fiscal. Para que se pueda abonar la prisión provisional de otra causa, dicha medida cautelar debió ser posterior a los hechos delictivos, que hayan motivado la pena que se quiere abonar. Todas estas reglas contenidas en el Artículo 58, se han de aplicar con respecto a otras privaciones de derechos que se hayan acordado como medidas cautelares.

 

En el Artículo 59, se habla de los casos en los que la pena impuesta en la sentencia, y las medidas cautelares impuestas son de distinta naturaleza. Dice que será el Juez o el Tribunal el que ordene que la pena impuesta se tenga por ejecutada, en la parte que estime convenientemente compensada por aquellas medidas cautelares previas.

Trastornos mentales después de la sentencia firme

El Artículo 60 se refiere al particular caso, que después de conocer sentencia firme, se aprecie que el condenado sufre una situación duradera de trastorno mental grave. Si ese estado mental le impide conocer el sentido de la pena. Entonces el Juez de Vigilancia Penitenciaria, podrá suspender la ejecución de la pena de privación de libertad impuesta por la sentencia. Para que se garantice que el penado reciba la asistencia médica que precisa. Para este caso puede imponer alguna de las medidas de seguridad privativas de libertad que existen en nuestro Código Penal. Evidentemente sin que ésta sea más gravosa que la pena a la que sustituya. Si se tratase de una pena de distinta naturaleza, el Juez de Vigilancia Penitenciaria apreciará si la situación del penado le permite conocer el sentido de la pena y, en su caso, suspenderá la ejecución imponiendo las medidas de seguridad que estime necesarias.

El Juez de Vigilancia Penitenciaria, deberá comunica al ministerio fiscal la extinción próxima de la pena o de la medida de seguridad impuesta. Siempre con suficiente antelación, y según lo previsto en la disposición adicional de nuestro Código Penal. Cuando la salud mental del penado esté restablecida, deberá cumplir la pena si ésta no ha prescrito. Ello sin perjuicio de que Tribunal o Juez, den por extinguida la condena o crean conveniente reducir su duración. Por razones de equidad, y cunado se considere que cumplir la pena sea innecesario o incluso contraproducente.

Blog Attachment
  • derecho-penal-vilches-abogados-madrid
Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (12 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR