• _2014-03-10

La mujer en la Justicia


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

El sábado se celebró el Día Internacional de la Mujer, alguien debió tener un momento inspirado al quitar a ese día el apellido “trabajadora”, porque nadie puede poner en tela de juicio la condición de “trabajadora” de todas las mujeres en todos los tiempos, otro cantar son las trabas históricas a que realizarán y realicen determinados “trabajos”. Aún hoy hay mucha labor por hacer en las sociedades autodenominadas avanzadas y no digamos nada en el resto, es una labor educativa y no deberíamos perder de vista que para educar hay que empezar desde los hogares…

En esta bitácora hablamos de derecho, con mayor o menor acierto, así que vamos a hablar un poco del papel de la mujer en la Justicia, en nuestra Justicia. Para ello vamos a hablar de dos mujeres, hay muchas más, pero ellas tienen una visibilidad mayor, por los puestos que se han ganado y de paso haremos un repaso a cómo se encuentran algunas de las Instituciones de nuestro sistema judicial.

Dama de la Justicia

La Justicia representada por una mujer

La representación de la Justicia en la historia ha sido mayoritariamente con una figura de mujer, en los credos politeístas existía una Diosa de la Justicia, desde Maat hija de Ra como símbolo de la verdad, la justicia y la armonía cósmica, los griegos tenían a Dice, los romanos a Lustitia… La representación alegórica más repetida es la de una mujer con una balanza en la mano derecha, midiendo el peso de las partes de un proceso, muestra el equilibrio; una espada de doble filo en la mano izquierda afirma el poder de la razón y la justicia que será impartida sin distinción a ambas partes. La venda se supone que apareció en el siglo XV y venía a confirmar la objetividad a la hora de impartir justicia.

Gabriela Bravo Sanestanislao

Desde 1991 fiscal de menores en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, donde mantiene su plaza en comisión por servicios especiales. Es desde septiembre de 2008 portavoz del Consejo General del Poder Judicial. Tiene una dilatada carrera que comenzó en un Bufete de Valencia entre el año 1986 y 1987, en 1989 ingresa en la Carrera Fiscal y su primer destino fue en la Fiscalía de Cádiz. Aparte de sus funciones como Fiscal de menores, es especialista en Siniestralidad Laboral formando parte de la Sección de Siniestralidad Laboral de la Fiscalía de Valencia, un breve paso por la docencia en Derecho Penal en Valencia suma a su experiencia.

“El Consejo General del Poder Judicial es un órgano constitucional, colegiado, autónomo, integrado por jueces y otros juristas, que ejerce funciones de gobierno del Poder Judicial con la finalidad de garantizar la independencia de los jueces en el ejercicio de la función judicial frente a todos.”  Esa función de “gobierno” del Poder Judicial que tiene conferida el Consejo, da la dimensión de la importancia del cargo de esta mujer a la que ya nos hemos acostumbrado a ver en los telediarios explicando y comentando las novedades del Poder Judicial.

Ana María Ferrer García

El mes de febrero de este año terminaba con una noticia histórica, la juez Ana María Ferrer García se convertía en la primera mujer en acceder a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, en sus dos siglos de historia se daba esta circunstancia. Ingresó a la Carrera Judicial en el año 1984, en los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Linares, Aranjuez y Leganés, titular del juzgado de instrucción nº 16 de Madrid de 1989 a 1996 cuando obtiene plaza de magistrada en la Audiencia Provincial de Madrid. Desde finales de 2008 es Presidenta de la Audiencia Provincial de Madrid. Con experiencia docente en la Universidad Autónoma y en la Alfonso X el Sabio de Madrid.

La importancia de este nombramiento que ha recaído por méritos propios en Ana María Ferrer García, se ve con los números del Tribunal Supremo, dividido en cinco Salas lo componen ochenta y dos magistrados, de los cuales solo once son mujeres. Un porcentaje que en principio choca con los datos que la portavoz del Poder Judicial dio en rueda de prensa en junio de 2012 sacados del informe “la justicia dato a dato” relativo al ejercicio de 2011. En ese momento las mujeres jueces representaban el 50,1% del total, entonces ¿por qué esos números en el Tribunal Supremo?

Es fácil de entender si partimos de que hasta el año 1966 estaba por Ley prohibido que la mujer accediera a la Carrera Judicial y Fiscal, ese lastre histórico fue simbólicamente derribado en 1978 cuando Josefina Triguero tomo posesión de su plaza como Juez en Navalmoral de la Mata, en 2013 se jubiló. En la Carrera Judicial se escala en función de la antigüedad es por eso que en el tramo de edad de los que ahora se encuentran en lo más alto del escalafón el número de mujeres es menor, tendencia que está cambiando radicalmente. En la actualidad en la Escuela Judicial el 70% de sus miembros son mujeres, un informe de la Junta de Andalucía destaca que más del 60% de los profesionales de la Justicia en esa Comunidad son mujeres. Todos esos datos auguran un cambio en la tendencia, para normalizar los porcentajes a la realidad.

Un saludo.

Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR