• _2018-04-27

Derecho de uso de vivienda familiar y un tercero


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (No Ratings Yet)
Loading...

En numerosas ocasiones se concede el derecho de uso de vivienda familiar al cónyuge que tiene a su cargo a los menores. Esta medida del derecho de uso de vivienda familiar suele extenderse en el tiempo hasta la mayoría de edad de los menores o hasta que exista un cambio sustancial de las circunstancias que motivaron la misma. Y la aparición de un tercero es una de esas circunstancias. Cuando en la vivienda familiar aparece otra persona, que mantiene una relación con el cónyuge que ostenta este derecho, se entiende que estamos ante la existencia de una nueva familia. Por lo que ésta no debe ser beneficiaria del derecho de uso de vivienda familiar, pues ya no es la misma familia. Hay mucha jurisprudencia en torno a esta cuestión. En nuestra labor como abogados de familia hemos tenido muchos casos similares.

La naturaleza del derecho de uso de vivienda familiar

El derecho de uso de vivienda deviene de las medidas acordadas en procesos de crisis familiares. Este derecho es un derecho puramente familiar. En ningún caso tiene carácter patrimonial, es decir ostentar el mismo no da la posesión del bien inmueble. Este derecho de uso de vivienda familiar se recoge en nuestro Código Civil. Son los Artículos 90 y 96 los que lo regulan. Se regula que se debe hacer con la vivienda familiar en caso de separación o ruptura de mutuo acuerdo o en caso de ruptura contenciosa.

En caso de una separación de mutuo acuerdo, tanto de matrimonios como de parejas de hecho, el derecho de uso de vivienda familiar debe estar incluido en el convenio regulador. Recordemos que este convenio regulador debe ser consensuado por las dos partes. al tiempo se presentará ante el Juzgado para darle validez legal. En el mismo indicaremos que cónyuge es al que se el atribuye el derecho de uso de la vivienda y del ajuar familiar de la misma.

Cuando la ruptura no tiene el acuerdo de ambos cónyuges, por lo tanto es contenciosa, ese uso de la vivienda familiar se atribuye al cónyuge que se queda con los menores. Puede ocurrir que aunque no existan menores de por medio, se decida el uso de esos bienes por parte de uno de los cónyuges. Esto se hará si las circunstancias así lo precisen al buen entender del Juez. Por un tiempo que considere prudencial.

Derecho de uso de vivienda familiar en custodia exclusiva

Pues ya tenemos claro que ante un situación de custodia exclusiva el derecho de uso de vivienda familiar es para los menores y el progenitor custodio. Este derecho no tiene limitación alguna. Se trata de un imperativo legal que indica el Artículo 96 del Código Civil. Y al tiempo todas las sentencias emanadas del Tribunal Supremo en relación a este derecho.

Podemos estar ante el caso de que la vivienda se propiedad de ambos cónyuges. Que la propiedad sea de uno solo de ellos, o de un tercero. Esto es a grandes rasgos indiferente a la hora de aplicar este derecho. Pues tanto la Ley como la jurisprudencia atribuyen el uso de la misma a los menores. Esta medida se basa en la protección de éstos.

Derecho de uso de vivienda familiar en custodia compartida

Como ya sabemos la custodia compartida es la que nuestra jurisprudencia actual favorece. Al tiempo es sin duda, en un contexto normal, la que mejor protege el interés de los menores. Y ese es el fundamento que deben seguir la adopción de las diferentes medidas a tomar. Es en esta situación de custodia compartida en la que el derecho de uso de vivienda familiar se complica. Pues no existe una regulación legal sobre esta mueva situación. Al final ese vacío legal, muy propio de nuestro legislador, se rellena gracias a la labor del Tribunal Supremo.

La custodia compartida ya no es algo excepcional, desde que el Tribunal Supremo en sentencia de 25 de abril de 2014, dijo que es la mediad normal y deseable. Desde entonces hay sentencias que nos van indicando pautas a seguir para regular las medidas en este nuevo contexto. Tanto las que van en la línea de la pensión de alimentos, y por supuesto en relación con la vivienda familiar.

Jurisprudencia del derecho de uso de vivienda familiar

En cuanto al uso de vivienda familiar en casos de custodia compartida, debemos referirnos a la sentencia de 17 de noviembre de 2015 del Tribunal Supremo. En la misma fundamenta que el principio de protección de los menores no se encuentra en otorgarles el uso de una vivienda. Si no en la necesidad de facilitar que compaginen los periodos de estancias con cada progenitor. En suma los hijos no van a residir habitualmente en un domicilio. Por contra y atendiendo a la periodicidad que se ha establecido lo harán el en domicilio de cada progenitor. Ya no hay residencia única, pues existen dos. No es preciso otorgar la vivienda familiar como medida de protección al menor o menores. Ahora para esa medida se debe entender qué favorece más los periodos de estancia con cada padre. Y al tiempo tener en cuenta a quién pertenece la vivienda familiar. Aunando así el interés del menor o menores, con los de los titulares o titular de la vivienda.

Aparición de un tercero en la vivienda familiar

Cuando en casos de custodia exclusiva se otorga el derecho de uso de la vivienda familiar a un progenitor y los menores, lo que se está protegiendo es el interés de estos últimos en el núcleo de la familia que ha sufrido la ruptura. La formación de un nuevo núcleo familiar en esa vivienda cambia la ecuación. La aparición de terceros en escena crea una nueva familia. Por lo que la medida de derecho de uso de vivienda familiar pierde su función. Sobre una situación como ésta de la que hablamos hay una sentencia reciente en Apelación, que alude a la de 19 de enero de 2017, en la que se calificaba el hecho juzgado como una alteración sustancial de las circunstancias. Ante la aparición de un tercero estamos en la misma circunstancia.

El caso que se ha visto en Apelación es el de un ex-esposo pidiendo la extinción del derecho de uso de vivienda familiar. La razón que un tercero, en estado de convivencia marital, se había incorporado al uso de la vivienda. En primera instancia el Juzgado acuerda la reducción de la obligación alimentaria del ex-esposo. En Apelación la Sala revoca la sentencia y decide la extinción del derecho de uso de la vivienda. Se fundamenta en que esta nueva situación supone una alteración sustancial de las circunstancias.

Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (No Ratings Yet)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR