• _2018-08-03

Delito de abandono de menores o discapacitados


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (No Ratings Yet)
Loading...

Nuestro Código Penal recoge el delito de abandono de menores o discapacitados, en Libro Primero, Título XII. Bajo la rúbrica de “Delitos contra las relaciones familiares”. Recordemos que el título de cada sección, capítulo o título del Código Penal hace referencia al bien jurídico que pretende su defensa. En el caso de este título en concreto se intenta preservar o defender las relaciones familiares y la familia en general. Así como a los menores y a las personas con discapacidad que precisan de especial protección. Este tipo delictivo puede conllevar la pérdida de la patria potestad.

Delito de abandono de menores o discapacitados

El Artículo 226 de la sección tercera de este Título XII indica que los que dejen de cumplir su deber legal de asistencia ya sea en la patria potestad, la tutela, la guarda o acogimiento familiar. O en la prestación de la asistencia que legalmente se establece en cuanto al sustento, de descendientes, ascendientes o su cónyuge. Será castigado con pena de prisión que va de tres a seis meses. O bien pena de multa de seis a doce meses. Este mismo artículo indica que razonadamente el Tribunal o Juez puede imponer la pena de inhabilitación especial para ejercer la patria potestad, la tutela, la guarda o acogimiento familiar. El tiempo de esta pena puede ir de cuatro a diez años.

A modo de resumen vemos que en este articulo se persigue al que teniendo legalmente el deber de asistencia o custodia, no la ejerce. Al tiempo se protege o ampara a los descendientes, ascendientes o cónyuge, que se encuentren desprotegidos. Esa des-protección se entiende en aspectos vitales, como la salud, la alimentación, la vestimenta o la higiene.

Las características de este tipo penal

Esta norma penal requiere de los jueces la integración con normas de carácter civil. No en vano es el Código Civil quien marca las funciones de las cuestiones que se pretenden defender. Como son la tutela, la guarda y el acogimiento familiar. Se trata de delitos que no se cometen en una sola acción. Se prolongan en el tiempo su comisión. Este dato no es baladí, porque infiere directamente en la prescripción del delito. La fecha no será el inicio del delito, sino la fecha en la que finaliza esa situación de abandono. En caso de que tras una pausa se volviese a la situación de abandono, no estaríamos ante un nuevo hecho delictivo, sino ante la interrupción de la prescripción.

Se trata de un delito perseguible por instancia de parte. Es decir debe cursar denuncia previa del agraviado o en su caso del representante legal de éste. Bien es cierto que en caso de menores de edad, o personas con discapacidad y con especial protección el Ministerio Fiscal puede emprender las acciones necesarias para su protección. Cuando este último es el caso, no se precisa de ratificación de la denuncia en caso de que se llegue a la mayoría de edad o se recupere la capacidad de obrar.

En este tipo de delitos no influye el perdón del que ha sido ofendido. Recordemos que sí existen delitos perseguibles a instancia de parte en que el perdón de la víctima sí extingue la responsabilidad criminal. Esos casos están bien previstos en la Ley y en este caso no se contemplan.

Abandono de Menores o discapacitados

Es en el Artículo 229 donde se contempla el abandono de menores o discapacitados. En ese Artículo se dice que el abandono de menores o discapacitados con necesidad de especial protección se puede castigar con pena de prisión de uno a dos años. Si quien comete el abandono es uno de los padres, los tutores o guardadores legales, las penas serán de dieciocho meses a tres años. Cuando el abandono haya supuesto un peligro para la vida del abandonado. Para su salud, su integridad física o su libertad sexual, la pena que se podrá imponer será de dos a cuatro años. Esto no va en perjuicio de la pena que corresponda como castigo si el hecho ha conllevado la comisión de un delito más grave.

Cuando el abandono es temporal

Cuando el abandono de menores o discapacitados con necesidad de especial protección sea de forma temporal, el Código prevé que las penas a imponer serán las inferiores previstas en los artículos anteriores. Estamos en este caso en un tipo atenuado. Se da cuando el sujeto participe del delito en realidad no tiene intención de abandonar de forma definitiva al ofendido. Por consiguiente que se de o no el tipo atenuado es por una cuestión interna del sujeto. Es evidente que es complicado conocer esa cuestión por parte del Juez. Así las cosas deberá el Juez referirse a cuestiones accesorias del delito. Como pueden ser los actos que se realizan al tiempo o posteriormente al episodio de abandono.

Cuando es un abandono impropio

Se habla de abandono impropio cuando quien tiene el deber legal de criar o educar, a menores o discapacitados con necesidad de especial protección, entrega a un tercero o establecimiento público al menor o discapacitado. Esta entrega se debe realizar sin el concurso de quien confío a su cargo al menor o discapacitado, o en su defecto de la autoridad competente. El castigo para este caso es de pena de multa de seis a doce meses. Si la entrega a un tercero del menor hubiera conllevado poner en peligro la salud, vida, integridad física o libertad sexual del menor o discapacitado, se impondrá pena de prisión de seis meses a dos años.

Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (No Ratings Yet)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR