• _2016-03-31

Bienes, en el Código Civil


1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Hoy vamos a terminar de hablar de los bienes en el Código Civil, con la entrada de hoy que trata de las disposiciones comunes a los tres capítulos, que componen el Título Primero de la Clasificación de los Bienes, del Libro Segundo De los Bienes, de la Propiedad y de sus Modificaciones, hemos terminado el repaso por el Código Civil de ese Título Primero.

Vilches Abogados de Madrid, dispones de los mejores especialistas dedicados al derecho civil, ellos están a vuestra absoluta disposición para todo lo relativo al Derecho Civil, su aplicación y vericuetos, si precisáis entrar en contacto con nosotros para cualquier consulta sobre este u otro particular, podéis hacerlo sin compromiso, en los distintos medios que ponemos a vuestra disposición, el chat online de la esquina derecha, en nuestra página de contacto de la web, o si lo preferís en el teléfono 91 575 90 82 sin ningún compromiso, salvo el nuestro de daros el mejor trato y asesoramiento posible.

Los bienes en el Código Civil - Vilches Abogados Madrid

Bienes, en el Código Civil, resumiendo

En este Título Primero del Libro Segundo del Código Civil, en él que se centra en los bienes, estos tres Capítulos de los que ya hemos hablado nos delimitan la clasificación de los bienes según su naturaleza y según la propiedad de los mismos, divididos de esta forma:

  1. Bienes inmuebles,
  2. Bienes muebles,
  3. De dominio público,
  4. O de propiedad privada.

Toda esta clasificación la tratamos en la entrada Bienes, Propiedad y Modificaciones, en esa entrada convinimos cómo se clasifican los bienes en esa calificación y cómo son tratados en el Código Civil. Ahora vamos a centrarnos en las disposiciones comunes para los tres capítulos que componen este Título Primero.

Bienes, en el Código Civil, disposiciones comunes

Las disposiciones comunes se desglosan en los Artículos 346 y 347, en el primer artículo de estos dos se habla de qué está comprendido cuando en algunas circunstancias se utilicen los términos “cosas o bienes inmuebles” o “cosas o bienes muebles”, de la siguiente forma:

Artículo 346

Cuando por disposición de la ley, o por declaración individual, se use la expresión de cosas o bienes inmuebles, o de cosas o bienes muebles, se entenderán comprendidas en ella, respectivamente, los enumerados en el capítulo 1.º y en el capítulo 2.º

Del mismo modo se dice que si se usa solo la palabra “muebles”, se entiende que no comprende: “el dinero,  los créditos, efectos de comercio, valores, alhajas, colecciones científicas o artísticas, libros, medallas, armas, ropas de vestir, caballerías o carruajes y sus arreos, granos, caldos y mercancías, ni otras cosas que no tengan por principal destino amueblar o alhajar las habitaciones”, salvo que la ley o disposición individual indiquen por su contexto totalmente lo contrario.

En el Artículo 347, se habla de cuando a resultas de una venta, legado, donación u otro tipo de disposición se haga referencia a “cosas muebles o cosas inmuebles”, transmitiendo la posesión o propiedad con todo aquello que se halle en éstas, ha de entenderse no comprendidos en esa transmisión tanto el metálico, los valores, los créditos y acciones cuando los documentos se hallen en aquello que se transmite, al no ser que en esa transmisión se dejase constancia clara y diáfana de extender esa transmisión a los citados valores y derechos. Tan claro que aunque esté en la cosa adquirida, si el propietario no ha confirmado su voluntad de traspasar la propiedad de esos no podemos hacernos con su propiedad legalmente.

Bienes, usufructo

Para terminar de hilar el tema de los bienes nos vamos a referir al Artículo 494 del Código Civil, incluido en el TÍTULO VI, Del usufructo, del uso y de la habitación, este artículo en concreto trata del usufructo, y empieza su exposición de la siguiente manera:

No prestando el usufructuario la fianza en los casos en que deba darla, podrá el propietario exigir que los inmuebles se pongan en administración, que los muebles se vendan, que los efectos públicos, títulos de crédito nominativos o al portador se conviertan en inscripciones o se depositen en un Banco o establecimiento público, y que los capitales o sumas en metálico y el precio de la enajenación de los bienes muebles se inviertan en valores seguros.

 Es decir que el incumplimiento del deposito de fianza, cuando sea obligatorio, dará como consecuencia que el propietario de los bienes inmuebles, pueda ejercer sus derechos sobre los mismos, en relación con esos términos, se apunta que “el interés del precios de las cosas muebles y de los efectos públicos y valores, y los productos de los bienes puestos en administración, pertenecen al usufructuario”, y el propietario si el usufructuario no presta la fianza o quede dispensada de ella, el propietario puede “retener en su poder los bienes del usufructo en calidad de administrador, y con la obligación de entregar al usufructuario su producto líquido, deducida la suma que por dicha administración se convenga o judicialmente se le señale”.

Bienes, ruina y daños

Y finalmente nos pasamos por el Título Dieciséis, De las obligaciones que se contraen sin convenio, nos encontramos con el Artículo 1907, en el que se dice que el propietario de un edificio es responsable de los daños que resulten de la ruina de todo o parte de él, es decir si por falta de las reparaciones o mantenimiento que precisan los edificios, el estado de los mismos es responsable de daños a terceros, será el propietario el responsable de esos daños.

Recuerda... Valoranos por favor y comparte si te ha gustado...
1 Punto2 Puntos3 Puntos4 Puntos5 Puntos (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Artículos Relacionados

Escribe tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR